Submarinismo o buceo para los niños

A qué edad pueden practicar los niños submarinismo o buceo

Si hay un lugar donde los niños disfrutan es en el mar. Además de divertirse en la playa y practicar la natación, el mundo submarino atrae la atención de cualquier niño. ¿Te imaginas lo que puedes encontrar sumergiéndote bajo el agua? Sin duda, el submarinismo es una de las experiencias más mágicas que además puedes disfrutar en familia.

Los niños están encantados con la cantidad de sorpresas que se pueden encontrar bajo el mar. Tal vez no encuentren sirenas, pero pueden darse de bruces con el propio Nemo y con infinidad de seres sorprendentes a los que no pueden acceder en la superficie. El descubrimiento, la aventura y también todos los conocimientos que pueden extraer de ese entorno nuevo son los principales atractivos para que los niños se inicien en un deporte acuático como es el submarinismo.

A qué edad pueden bucear los niños

Niño bucea con su padre

La pregunta que la mayoría de los padres nos hacemos es: ¿a qué edad puedo llevar a los niños a practicar buceo? Se suele establecer una edad mínima para bucear de 8 años, pero no es tan sencillo establecer el límite. Muchos instructores de buceo elevan la edad mínima a 10 años. Y es que las inmersiones en el mar entrañan cierto peligro tanto para niños como para adultos.

Sin embargo, cualquier riesgo puede ser minimizado si nos dejamos aconsejar por los profesionales. Deberían ser ellos quienes determinen si un niño reúne las condiciones necesarias para practicar submarinismo, basándose no tanto en su edad, sino en su estado físico, la experiencia que tenga en deportes acuáticos y también en ciertos rasgos de su personalidad. 

Lo más importante es que los niños tengan la suficiente capacidad de comprensión como para aceptar que el buceo es una de las actividades más fascinantes y llenas de magia. Pero para disfrutarla al máximo y evitar cualquier riesgo se deben seguir las normas. También deben aprender los signos básicos para comunicarse bajo el agua  y contar con el equipo adecuado adaptado a su edad.

Beneficios del buceo para los niños

El buceo para niños nos gusta por la cantidad de beneficios que pueden encontrar en su práctica. El submarinismo, al igual que otros deportes acuáticos, desarrolla las habilidades psicomotrices y tonifica los músculos. Además, mejora la función cardiaca y circulatoria y aumenta la capacidad pulmonar. Esto en cuanto al desarrollo físico de los niños, pero la verdad es que el buceo también estimula el desarrollo emocional e intelectual. 

La práctica del submarinismo conlleva cierta responsabilidad y, por lo tanto, madurez. También se observa una mejora de la autoestima después de las inmersiones, por haber sido capaces de sumergirse en otros mundos. Y hablando de sumergirse en otros mundos, el fondo del mar es un increíble estímulo para la creatividad y la imaginación del niños. 

Los niños pueden reforzar valores como la amistad y el compañerismo practicando buceo. Y resulta una actividad ideal para reducir el estrés infantil por la sensación de calma que produce. Además, por el entorno particular en el que se desarrolla, se inculca en toda la familia el respeto por el medio ambiente que tanto necesitan los entornos marinos.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com