Los beneficios del waterpolo en los niños

Deportes acuáticos para niños y niñas

Uno de los mejores deportes para niños y mayores es la natación, cuyos beneficios son de sobra conocidos. Sin embargo, practicar natación puede resultar un tanto aburrido para los niños que prefieren los deportes de equipo donde comparten emociones con sus compañeros y desarrollan la competitividad frente al equipo rival. 

Si estás buscando el mejor deporte para tus hijos, puedes optar por el waterpolo, que además de ser uno de los deportes más completos, resulta muy divertido para los más pequeños. Jugar en el agua siempre garantiza liberar tensiones, por lo que resulta ideal como actividad extraescolar.

Beneficios físicos del waterpolo para los niños

Niños jugando al waterpolo

Los beneficios físicos de practicar un deporte como el waterpolo son muchos. Es un deporte en el que se ponen en práctica cualidades como la fuerza, la resistencia y la velocidad y, al mismo tiempo, estimula la coordinación, el sentido de la orientación, el equilibrio y la lateralidad. Por practicarse en el agua, los niños deben estar vigilados en todo momento por el monitor o entrenador respetando las medidas de seguridad en piscinas.

Eliminados los riesgos por parte de los profesionales, los niños pueden seguir disfrutando de los beneficios del waterpolo, como una mejor circulación, una mayor capacidad pulmonar o el fortalecimiento muscular entre otros. Además, la práctica continuada del waterpolo es ideal para corregir esas malas posturas de los niños que tantas lesiones producen en el futuro. 

Hay un aspecto que pocas personas tienen en cuenta pero que es muy importante. Se trata de la nutrición infantil. Los niños tienen escasa cultura nutricional, un defecto heredado de los padres. En el waterpolo enseñan a los niños a comer de forma sana y equilibrada, buscando todos los nutrientes que necesitan para su día a día y utilizando los alimentos como fuente de esa energía extra que necesitan para practicar este deporte.

Beneficios emocionales del waterpolo para los niños

Si son muchos los beneficios físicos del waterpolo, no son menos los beneficios emocionales. El waterpolo es un deporte de equipo donde se desarrollan valores como la competitividad, pero también la cooperación, el compañerismo y la generosidad. La relación que se establece entre los jugadores de waterpolo, incluso de diferentes equipos, es de complicidad absoluta.

El waterpolo como actividad extraescolar es ideal para niños que desean ser más comunicativos y sociables, porque es un deporte en el que se conoce mucha gente. Y al no ser una actividad masificada, es probable que tu hijo conozca en waterpolo a niños de otros colegios, de otros barrios, lo que supone un enriquecimiento en sus relaciones soaciales.

A nivel personal, el waterpolo también se deja sentir. Los niños aprenden en este deporte que las cosas se consiguen por medio del trabajo y del esfuerzo. Finalmente, descubren que el esfuerzo ha merecido la pena por la emoción y la satisfacción de ganar un partido. El juego limpio les transmite valores como la honestidad y los campeonatos les enseñan la necesidad de superarse a sí mismos en cada partido.

Laura Vélez. Colaboradora de Guiainfantil.com