10 consejos para ayudar a niños vergonzosos

Cómo ayudar a los niños a superar la timidez

Sara TarrésPsicóloga Infantil

Entender qué es la vergüenza y cuáles son sus componentes nos permitirá ayudar a los niños vergonzosos a gestionar esta emoción que aparece por primera vez de los 18 a los 24 meses y que se va desarrollando a lo largo de toda la niñez.

La vergüenza hace que los niños sientan rabia, frustración, tristeza o decepción al verse en una situación que nos incomoda cuando creen que otros nos juzgan y evalúan. En Guiainfantil.com te contamos qué podemos hacer los padres para ayudar a los niños a superar la timidez.

Cómo ayudar a los niños a superar la vergüenza

Niños muy vergonzosos

La vergüenza es una emoción social compleja que todos hemos sentido en alguna ocasión con más o menos intensidad. Decimos que es una emoción social porque solo podemos sentirnos avergonzados cuando estamos en compañía de otras personas. Y compleja porque es el resultado de la combinación de tres emociones básicas: ira, miedo y tristeza

Prácticamente la totalidad de niños pasan por fases pasajeras en los que presentan con frecuencia episodios de vergüenza. Estas etapas suelen incrementarse coincidiendo con algún cambio importante en la vida de nuestros niños, por ejemplo: inicio del colegio o guardería, llegada de un hermanito… Momentos en los que los niños se sienten más inseguros y vulnerables. 

La inseguridad o la falta de confianza en sí mismos son ingredientes importantes en la aparición de la vergüenza en niños y adultos, por tanto lo primero que debemos hacer para ayudar a los niños vergonzosos es potenciar su autoestima y aumentar su confianza ¿Cómo? Siguiendo estos 10 consejos que os proponemos:

1. Elogiar sus progresos, reforzar positivamente no tanto el resultado final como el esfuerzo realizado.

2. Ser modelos a seguir, predicando con el ejemplo. Debemos explicarles que a los adultos también sentimos vergüenza en muchas ocasiones y que debemos aprender a superarla para conseguir nuestros objetivos. Que no es fácil pero que somos capaces de hacerlo o de intentarlo.

3. Apoyarle en las situaciones nuevas sin sobreprotegerle. 

4. Fomentar que se relacione con otros niños y niñas asistiendo a las fiestas de cumpleaños a las que le invitan, acudir con frecuencia al parque, etc.

5. Estimular que haga preguntas y peticiones a terceros, por ejemplo cuando vamos a comprar el pan o pedimos un refresco en un restaurante.

6. Fomenta su autonomía e independencia. Permite que haga cosas por sí solo sin necesidad de que tú le ayudes. 

7. Evitar criticar al niño cuando habla, pinta, baila, …

8. No hablar ni responder por él cuando alguien se le dirige y no quiere contestar, pero tampoco defenderle bajo etiquetas de 'tímido', 'vergonzoso', …

9.No forzar a que hagan nada que no desean hacer como por ejemplo hablar, besar o bailar delante de la abuela cuando viene a casa para demostrar lo bien que lo hace. 

10.Evitar las comparaciones con otros, ya sean amigos, compañeros o hermanos. Cuando comparamos a un niño con otro le estamos lanzando la idea de que no nos gusta como es y que preferiríamos que fuera otra persona.

La vergüenza es una emoción natural y como cualquier otra emoción podemos aprender a gestionarla adecuadamente. Un niño confiado y seguro de sí mismo es un niño con menor tendencia a sentir vergüenza en situaciones sociales como hablar en público o realizar peticiones a terceros.