Prevenir los abusos sexuales en niños

Claves para la prevención del abuso sexual infantil

Los abusos sexuales a niños son algo realmente serio y la peor de las opciones es la de no hacer nada, mirar para otro lado o actuar como si no existieran o no pudieran existir. Dejar las cosas tal y como estaban ha sido el modo de que permanezcan los abusos. Lamentablemente no hay trucos ni palabras mágicas que puedan garantizar, con absoluta certeza, que eviten posibles situaciones de abusos sexuales en la infancia, pero sí algunos consejos para intentar evitarlo.

Claves para prevenir el abuso sexual en niños

nino-tapa-ojos

Poner sentido común es saber afrontar el problema, pero sin caer en trampas por abordarlo con prisas o con ansiedad. Este tema es suficientemente importante como para no ir por atajos. Los niños y niñas más vulnerables frente a un posible abuso sexual son quienes no saben hablar de sexualidad o no tienen con quién. Por tanto, las claves más importantes para prevenir el abuso sexual son:

1. El silencio no protege. Habla con tu hijo o con tu hija de sexualidad y que aprenda que contigo se puede hablar de todo lo relativo a la sexualidad. Es un modo de garantizar que 'si algo ocurriese' probablemente te lo cuente. Si en casa nunca se ha hablado del tema, indudablemente el niño carece de ese apoyo. 

2. La intimidad. No es lo mismo si, por ejemplo, el niño ha aprendido que lo sexual tiene que ver con la esfera de la intimidad o con la esfera de lo prohibido. Y esto es algo que se aprende cuando, por ejemplo, ante la conducta de acariciarse los genitales en público, se le dice 'esto aquí o ahora NO se hace' en vez de únicamente  'esto NO se hace'. Parece sensato pensar que se previene bastante más enseñando lo que es 'la intimidad', que abocando la sexualidad a 'lo prohibido'.

3. Enséñale a decidir. La tercera clave que ayuda a la prevención, y a que como padre o como madre uno se quede con la sensación de 'tener los deberes hechos', es la de enseñar a tomar pequeñas decisiones, lo que de algún modo lleva implícito que el niño o la niña aprendan a qué se le considera.  Para aprender a decir que sí, o que no, a las cosas importantes (como lo es decir un NO a una potencial situación de abuso) es imprescindible primero haber hecho algo parecido frente a situaciones aparentemente nimias y con resultados positivos. 

En definitiva no hay mejor modo que tratar de prevenir los abusos sexuales en la infancia que tratar de hacer Educación Sexual con mayúscula. Esto es, la que apunta en la dirección de contribuir a que niños y niñas aprendan a conocerse, a aceptarse y a expresar su sexualidad de modo que resulte satisfactoria. Lo que evidentemente ha de significar que no hay presencia de abusos sexuales ni de otros problemas. 

Carlos de la Cruz, sexólogo


Carlos de la Cruz
Doctor en Psicología y Sexólogo
Director Máster Oficial en Sexología UCJC-IUNIVES
Vicepresidente Asociación “Sexualidad y Discapacidad”