Cómo enseñar a los niños a enfrentarse a las burlas

Cómo pueden los niños defenderse de las burlas de los demás

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

A  veces los niños tienen que soportar las burlas de los compañeros de la escuela, de sus iguales fuera de ella e incluso de sus propios hermanos. Cuando los niños se burlan quiere decir que a través de las palabras intentan ridiculizar al niño para humillarle, muchos de los niños que se burlan no saben las consecuencias tan graves que puede tener en la autoestima de quien se ve afectado.

Lo habitual es que los niños sean capaces de manejar este tipo de burlas y que se convierta en algo temporal sin que le afecte más de la cuenta a la autoestima, pero no siempre es así. Hay niños que son más vulnerables, más inseguros o que se sienten más indefensos ante este tipo de ataques por lo que, sin quererlo se convierten en un blanco aún más atractivo para los agresores, ya que suelen buscar a 'víctimas' débiles.

Por qué algunos niños no saben manejar las burlas

 Niños se burlan de otra

Los niños que no saben manejar las burlas puede ser porque se siente diferente a los demás, porque piensa que las burlas están justificadas, porque actúa diferente que los demás, porque se sale de la norma, porque le envidian, porque intenta defenderse pero reacciona de tal manera que a los demás niños sólo les hace querer burlarse más... etc.

Cuando un niño no sabe manejar las burlas, da igual la edad que tenga, necesitará ayuda de sus padres para poder sobrellevarlas, para poder actuar correctamente y sobre todo para entender que es algo temporal y que no tiene que entrar en el mismo juego o será peor. 

3 consejos para ayudar a un niño que recibe burlas

Los padres tienen un papel muy importante en cuanto a ayudar a los hijos a sobrellevarlo porque debemos partir de la base que muchos niños que reciben burlas tienen la autoestima baja y poca seguridad personal ya que su amor propio se ha visto afectado gravemente.

Para ayudar a tu hijo puedes seguir los siguientes consejos:

1. Busca información sobre lo que le ocurre a tu hijo. ¿Por qué ocurre? ¿Quienes se burlan? ¿Qué es lo que le dicen para hacerle sentir así de mal?

2. Enseña a tu hijo que hay varias formas para afrontarlas: 

- Ignorarlas (de esta forma aunque al principio el niño que se burla lo hará más fuerte, llegará un momento que se dará por vencido)

- Aprender respuestas rápidas pero no ofensivas (por ejemplo: sé que quieres que me enfade pero no lo vas a conseguir).

- Enséñale a pedir ayuda siempre que lo necesite (profesores, amigos...).

3. Realizar juegos de roles para poder ensayar las técnicas.

Es importante que tu hijo se sienta querido, apoyado y comprendido en todo momento y que si realmente ves que lo está pasando mal, que busques ayuda de un profesional de inmediato para que no le afecte a su amor propio más de la cuenta.