Qué hacer cuando el niño no quiere defenderse

Consejos para padres con hijos que no saben defenderse

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Muchos padres se sienten frustrados cuando su hijo es atacado o acosado en la escuela pero no hace nada al respecto o no quiere defenderse. La intimidación es algo muy complicado de sobrellevar para la víctima y puede llegar a ser traumático, es imprescindible que la situación se redirija lo antes posible para evitar consecuencias negativas en la autoestima de la víctima.

Pero, ¿qué se debe hacer cuando un hijo no quiere defenderse? Lo ideal es enseñar a los niños a defenderse con habilidades comunicativas, con calma y serenidad. La agresividad sólo provocaría más agresividad. Es necesario capacitar a los niños para manejar el acoso y ponerle fin antes de tiempo. Así podrán aprender habilidades que necesitan para evitar que suceda en el futuro.

Qué pueden hacer los padres cuando su hijo no se defiende

Niño pega a niña

Antes de saber ninguna medida, cuando se descubre que un hijo está siendo intimidado en la escuela, lo primero que hay que hacer es tomar la situación con calma y apoyarlo, hacerle saber que va a recibir ayuda con el problema porque no está ni estará en ningún momento solo. Es natural que un padre se sienta enfadado ante la situación, pero es necesario actuar desde la serenidad.

1. Acudir a la escuela sin que los compañeros te vean. Cuando un padre descubre que su hijo está siendo acosado y que no quiere defenderse es saber qué ocurre exactamente o al menos informar de ello a la escuela. En este sentido, el primer paso será hablar con el tutor para que busque  remedios y si después de unos días todo sigue igual, será necesario acudir al director para buscar otras soluciones. 

2. Que no señalen a la víctima. Cuando se ha hablado con el centro educativo y van a tomar medidas, es necesario que nunca señalen a las víctimas de acoso ya que esto podría empeorar la situación de la víctima. 

3. No tomar el control de la situación. Aunque un padre se sienta enfadado y con ansiedad, no hay que controlar todo lo que ocurre, no es buena idea acudir al acosador para intimidarle también… eso sólo hará que tu hijo se sienta impotente e inseguro. Lo ideal es escuchar a tu hijo y hacer un plan juntos, preguntarle cosas como: '¿Cómo puedo ayudarte?'

4. No minimizar la situación. No es correcto minimizar la situación o decir que el niño es demasiado sensible o un 'llorica'. Es un problema que está afectando a tu hijo, no es cosa de niños y debe hacerse algo al respecto. El niño que está siendo víctima debe aprender habilidades para manejar la situación.

5. No culpabilizar a la víctima. Cuando un niño está siendo acosado nunca hay que echarle la culpa de lo que está pasando. Nunca hay una justificación para la intimidación y cualquiera puede ser el objetivo. 

6. Buscar estrategias. Es necesario enseñar a los niños a reaccionar sin miedo y sin ira. Algunas estrategias son: ir acompañado de amigos, ignorar al agresor, hacer que el agresor se sienta incómodo ante su propio comportamiento. Es necesario que los niños no utilicen la agresividad porque si no el acoso iría en aumento.