10 reglas básicas de convivencia para niños

Normas para aprender a convivir con los demás

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Las reglas de convivencia son un conjunto de normas sociales que es tan importante inculcar a los niños como enseñarles el alfabeto o a comer con cubiertos. Son las normas que nos aseguran convivir en paz y en armonía, evitando la discordia.

Saludar al llegar, despedirse al marcharse, dar las gracias o pedir perdón son normas muy sencillas de cortesía que pueden adquirir los niños desde pequeños. Sin embargo, no son las únicas reglas de convivencia.

Cómo enseñar normas de convivencia a los niños

Reglas de convivencia para niños

La buena convivencia se basa en enseñar a los niños a respetar los derechos de los demás y a aceptar que hay unas obligaciones que cumplir, porque sin ellas, cada uno haría lo que le pareciera más oportuno y caeríamos en la falta de armonía y respeto por los demás.

Las normas de convivencia permiten que los miembros de un grupo, ya sea los niños en una clase, amigos en el parque o hermanos en casa interaccionen y comporten de forma ordenada, tolerante y respetuosa.

En Guiainfantil.com te proponemos 10 reglas de educación, comportamiento y convivencia que podemos enseñar a los niños, todos los días, en cualquier circunstancia. Pero, ¿cómo las transmitimos? Siempre, la mejor enseñanza hacia nuestros hijos es desde el ejemplo: si saludamos a nuestros vecinos, damos las gracias si nos abren la puerta, pedimos perdón cuando nos equivocamos o les escuchamos cuándo nos explican algo, ellos interiorizarán ese aprendizaje y lo considerarán como algo normal.

Reglas de convivencia

Actitud del niño
1- ¿Has llegado? Saluda
2- ¿Te vas? Despídete
3- ¿Te han hecho un favor? Da las gracias
4- ¿Te han hablado? Responde
5- ¿No es tuyo? Pide permiso
6- ¿Tienes? Comparte
7- ¿No tienes? No envidies
8- ¿Te has equivocado? Discúlpate
9- ¿Te están hablando? Escucha
10 - ¿Te lo han prestado?  Devuélvelo

Las reglas de convivencia ayudarán al niño a aprender a vivir con los demás respetando e integrándose en el grupo, ya sea en la familia, en el colegio o con sus amigos del parque. Son actitudes muy importantes para que sea un adulto feliz que se sepa relacionar con los demás de forma sana y positiva.