6 consejos para enseñar a los niños buenos modales en la mesa

Cómo enseñar normas de conducta en la mesa

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Los padres deseamos que las comidas familiares sean tranquilas y relajadas y nos pone de mal humor que el niño muestre malos modales, que moleste al hermano o que juegue con la comida.

¿Es posible enseñar a comer a los niños desde las primeras etapas? En Guiainfantil.com te damos unos consejos sobre lo qué podemos hacer los padres para que los niños aprendan buenos modales y se comporten correctamente en la mesa.  

Cómo enseñar normas de conducta en la mesa a los niños

Buenos modales en la mesa

¿Cómo pueden los niños aprender normas de conducta en la mesa? Es más fácil de lo que parece, sobre todo, si lo hacemos desde las primeras etapas de la infancia, incluso desde que son bebés, aquí tienes unos consejos para lograrlo:

1 - Comenzar desde que son bebés: han de aprender a diferenciar el momento de jugar o pasear, del de la comida. De esta manera, es más fácil y asumen las normas como algo normal.

2 - Para niños más mayores: si no se ha comenzado antes y los niños muestran malos modales, debemos hablar con ellos antes de la comida y explicarles qué esperamos de ellos. Tenemos que darles una serie de normas fáciles y sencillas, no demasiadas, para que sepan qué significa portarse bien en la mesa: no molestar al hermano, no hablar con la boca llena, no jugar con la comida y coger bien los cubiertos.

3 - La televisión ha de estar apagada: tampoco debemos comer con el móvil, no llevar juguetes en la mesa, ni leer a la hora de la comida. No debe haber distracciones, ni se debe realizar otra actividad que la de comer. 

4- Poner un tiempo para comer: para toda la familia, incluso para los que comen más lento, estipulamos un tiempo que consideremos normal, por ejemplo, 30 o 40 minutos, más allá de ese tiempo, se ha terminado la hora de comer y tenemos que recoger la comida. 

5- Si el niño se porta mal: cuando un niño no lo está haciendo bien, recibe toda la atención, ya sea porque está molestando al hermano o porque come mal, mientras que el otro, que quizás lo esté haciendo bien, no tiene atención ninguna. Debemos dejar claro que sólo prestaremos atención al que se porte bien y esté cumpliendo las reglas en la mesa.  

6- Debemos reforzar el buen comportamiento: si coge bien los cubiertos, si ha terminado de comer o si no hizo tonterías en la comida, tenemos que decirles lo bien que lo está haciendo. No hay que comprarles regalos porque coman bien, forma parte de sus obligaciones, pero sí debemos alabarles cuando consigan. Sí podemos decirles que si lo hacen bien al cabo de una semana o 15 días, podemos ir a comer fuera a un sitio que le guste porque ya está preparado.