7 consejos para enseñar a los niños a organizarse

Cómo conseguir que nuestro hijo sea organizado en casa

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Organizarse puede hacer que la vida de los niños sea más fácil para todos ellos, pero sobre todo para aquellos que puedan tener problemas de atención y aprendizaje.

Los niños necesitan una guía para aprender organización por lo que es necesario que los adultos tomen un poco de esfuerzo al principio, para vale la pena a largo plazo. A continuación podrás encontrar algunos consejos para mejorar la capacidad de organización de los niños en cualquier ámbito de su vida.

7 consejos para enseñar organización a los niños

Niña organiza su armario

1. Establecer un calendario familiar. Es necesario que exista un calendario familiar donde haya un seguimiento de las actividades de todos los miembros de la familia. Deberás animar a que tu hijo escriba sus actividades y planes para que todos puedan tener constancia de ello. También puedes considerar la comprobación de los horarios de la semana durante el domingo, así se podrá comprobar y actualizar. Así aprenderán habilidades de gestión del tiempo.

2. Dividir la tarea en partes más sencillas. Ayudar a los niños a dividir las tareas de la escuela o del hogar en pasos más pequeños y manejables les ayudará a entender mejor cómo hacerla. Le mostrará a los niños que cada proyecto tiene un comienzo, una forma de hacerlo y un final… así notarán las tareas más sencillas para realizarlas. 

3. Seguir unas rutinas diarias. Los niños necesitan tener una estructura diaria para saber qué se espera de ellos después y sobre todo, para que se sientan seguros y responsables. Para ello es buena idea tener un control sobre las actividades diarias y que sepan qué deben hacer en cada momento. (Vestirse y desayunar antes de salir de la escuela o comer, descansar y hacer la tarea antes de jugar por la tarde, etc.).

4. Asignar tareas acorde a la edad. Es importante que los niños puedan realizar tareas de clasificación y categorización y que puedan realizarlas según la edad que tengan. Por ejemplo, se les puede asignar tareas como vaciar el lavavajillas, ordenar la ropa, hacer listas, organizar cajones, etc.

5. Establecer listas de verificación. Cuando los niños saben los pasos que deben seguir para realizar una tarea en concreto, es necesario ayudarle a que agreguen una pequeña lista de tareas pendientes. Se pueden incluir las tareas diarias y se deberá poner en un lugar donde los niños lo vean a menudo para que no se olviden de lo que deben hacer.

6. Crear un espacio de trabajo organizado. Los niños necesitan un espacio en casa donde puedan trabajar o estudiar sin interrupciones. Se puede funcionar mejor si este lugar está en un sitio donde pueda recibir ayuda siempre que lo necesite. 

7. Pensamiento anticipatorio. Es buena idea que los niños antes de irse a la cama revisen todos los planes que deberán hacer al día siguiente, así se sentirá más seguro y responsable con sus tareas. Se puede pensar en cómo realizar las cosas si hay cambios imprevistos o en cómo hacer las cosas si hay dudas de algún tipo.