Cómo enseñar a los niños a aprender y no a memorizar

Trucos para que los niños aprendan comprendiendo y no memorizando

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

Son muchos los beneficios de aprender, por ejemplo, una poesía o canción infantil de memoria, y es verdad que todos los adultos recordamos alguna de nuestra niñez, pero también es cierto que, a veces, no entendíamos bien lo qué querían decir y hemos comprendido su significado al llegar a la edad adulta. Está claro que siempre viene bien ejercitar la memoria, pero también es fundamental comprender lo que leemos. Dicho esto creo que la memoria siempre está presente en todo aprendizaje.

¿Memorizar o aprender comprendiendo?

Aprender sin memorizar

Aunque no seamos conscientes, la memoria visual nos ayuda a la hora de estudiar o leer un texto. Recordar dónde está una palabra determinada o la imagen que acompaña a los textos nos puede ayudar mucho en esta tarea.

Por experiencia propia, sé que visualizar las imágenes y asociarlas a las ideas es una ayuda inestimable a la hora de aprender. 

Según van creciendo, los niños van adquiriendo más información del mundo que les rodea y su curiosidad infantil es fundamental en su aprendizaje. Cuando llegan al colegio, empieza el aprendizaje más «sujeto» a unas normas y unos contenidos establecidos que deben aprender, y en la mano de los adultos está que la experiencia de seguir aprendiendo no resulte  aburrido y una pesadez para ellos.

Trucos para que el niño aprenda sin memorizar

- Para que el niño se pueda concentrar más fácilmente debemos hacer que su zona de estar sea confortable y no haya distracciones, por ejemplo, con la televisión encendida sería difícil. Por eso debemos crear un ambiente tranquilo y relajado.

- Si se van acostumbrando cada día a utilizar una parte de su tiempo para ir centrándose en aprender, cuando vayan creciendo no será costoso para ellos porque formará parte de su rutina.

- Pienso, que el niño debe descansar, jugar, hacer alguna actividad deportiva, teatro, etc. que sea lúdica y que le ayude a desfogarse antes de ponerse delante del libro.

- Cuando son más pequeños les debemos ayudar a distribuirse su tiempo.

- Las películas, los cuentos y las poesías infantiles son herramientas indispensables para empezar a motivarles porque  crean un vínculo afectivo y emocional que dan estabilidad a los niños. Son ideales para transmitir los mensajes que queremos, a través de ellos, el niño comprenderá, asimilará y razonará, y como consecuencia retendrá, y si no lo logra, estaremos nosotros para ayudarles en esta tarea haciéndoles preguntas y respondiendo a sus dudas. Es muy importante  que ellos nos lo expliquen con sus propias palabras, eso significará que lo han comprendido.

- Un truco para que puedan comprender el mensaje,  cuando en un texto haya alguna palabra «complicada»,  puede ser sustituirla por  un sinónimo que les resulte más cercano, o acompañarlo de una imagen representativa del concepto.

- Creo que para aprender, siempre que sea factible, es importante ir al «terreno de juego», estudiar las estaciones del año, por ejemplo, es muchísimo más ameno y se comprenderá mejor si tenemos la posibilidad de salir al campo, tocar y oler las flores, las hojas, los árboles, ver a los animales etc. Pienso que en todo aprendizaje tienen que estar presentes todos los sentidos. Otra manera indiscutible de que aprendan sin darse cuenta, como tantas veces hemos dicho, es a través de los juegos, pues se aprende de manera natural y sin esfuerzo y les ayudará a ser creativos.

Para acabar os dejo una frase de Aristóteles: «Lo que tenemos que aprender lo aprendemos haciendo»