Cómo enseñar a negociar a los niños

Consejos para enseñar a los niños a resolver conflictos

Borja QuiciosPsicólogo educativo

A medida que los hijos crecen, las expectativas que los padres tienen hacia ellos aumentan porque creen que sus niños tendrán la capacidad de comer y vestirse solos, ordenar su habitación, etc. Pero muchas veces ocurre que los niños no ven necesarios esos hábitos y es el comienzo de los conflictos...

Por eso es tan importante aprender a negociar con ellos y de paso, enseñarles a negociar. Te decimos cómo.

Por qué es importante enseñar a negociar a los niños

Abuela choca las cinco con nieto

Los padres deben tener paciencia con los pequeños e intentar negociar, ya que la capacidad que los niños tienen de ponerse en el lugar del otro y analizar es muy limitada en el momento en el que comienzan estos conflictos. 

La resolución de conflictos será muy importante para la convivencia y sociabilización de los niños. La negociación será clave para que aprendan a resolver los conflictos de una manera diplomática y que recurran los menos posible al llanto, las rabietas o la agresión para solucionar sus problemas tanto con los adultos como con los demás niños. 

Además, negociar permite saber a los hijos que se les escucha, que sus ideas son valiosas y que son tomadas en cuenta. Los niños llegan a comprender que ambas partes del conflicto pueden quedar satisfechas con la solución tomada 

7 consejos para enseñar a los niños a negociar

Para conseguir que aprendan a negociar hemos de saber que: 

1. A negociar sólo se aprende negociando. Deben de surgir situaciones de conflicto para que los niños puedan a prender a manejarlas. Eso sí, debemos intentar que se den en el mejor contexto posible, cuando el niño este descansado y esté tranquilo. Por tanto, no hay que evitar las situaciones de conflicto, sino cuidarlas para que se den en el mejor de los contextos y así le sirvan de modelo para aprender 

2. Hay que mantenerse firme antes las normas y permitir que sean los niños los que resuelvan sus propios conflictos. Que aprendan que tolerar la frustración es la base de las relaciones sociales. 

3. Escuchar. Es necesario que se dedique tiempo a escuchar y valorar la petición o deseo del niño, sin juzgar, ni descartar.

No está mal que tus hijos aprendan a negociar y que no acepten un NO por respuesta a la primera. 

4. Ofrecer alternativas. Puedes ayudar al niño a pensar en otras formas de conseguir lo que quiere o a buscar otras soluciones a su planteamiento. 

5. Enseñar a pedir. Los niños deben tener claro que con llantos y gritos no conseguirán su objetivo. Debemos enseñarles que podrán usar la creatividad o la argumentación para llevarnos a su terreno. 

6. El niño tiene libertad de pedir y los adultos escucharemos, sin embargo, tiene que aprender que NO todo lo que desea lo puede obtener, por lo menos en la forma y el momento que lo pide. 

7. Es importante enseñarles que tienen que tomar en cuenta los sentimientos y puntos de vista ajenos.  

No todo se puede negociar

¿Se negocia todo? Negociando los niños adquieren herramientas para comunicarse y resolver de manera satisfactoria muchos conflictos, pero no todo se puede negociar. La hora de levantarse, ir al colegio, estudiar son ejemplos de situaciones innegociables. 

Aunque lo importante es que en cada familia se decida los que se pueda negociar. Serán los padres y las madres las que decidan según el criterio que consideren y los hijos tendrán que tener muy claro lo que es negociable y lo que no. 

No debe de haber discrepancias entre los padres. Es decir, que haya un padre que lo negocie todo y una madre que no negocia nada o cede o viceversa.