Cómo enseñar a los niños a usar la metáfora

Ejercicios prácticos para enseñar metáforas a los niños

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

La metáfora es una figura retórica consistente en nombrar un término real con uno imaginario, entre los cuales existe una relación de semejanza.

Todos utilizamos metáforas en nuestra vida cotidiana, incluso los niños, aunque no lo hagamos intencionadamente, tanto en el lenguaje oral como escrito, por lo tanto está muy presente en nuestro día a día.

Relación entre la metáfora y la poesía

Niña escribe

La metáfora posee un importante poder poético, porque en muchos casos, tiene la capacidad de embellecer y enriquecer el significado usual de las palabras, pero de manera sencilla y expresiva. Como la imaginación de los niños no tiene límites, la combinación puede ser muy divertida y enriquecedora.

Si decimos de alguien: 'su sonrisa es un sol' está claro que queremos decir que su sonrisa es hermosa, muy bonita, pero de una forma adornada poéticamente y estamos utilizando una metáfora. ¿Habéis pensado lo fácil y divertido que puede ser para los niños jugar con las metáforas? 

Los niños también utilizan metáforas 

Aunque ellos no lo saben, igual que los adultos, la utilizan con su media lengua a cada minuto, no hace falta que expliquemos en qué consiste, ellos la aplican continuamente tratando de contarnos esto o aquello a su manera:

- 'Cuando llueve  los conejitos se ponen debajo de las setas y así no se mojan', dicen los niños por el parecido del paragüas al sombrerillo del hongo.

- 'Los osos entraron por la boca de la montaña', refiriéndose sin duda a las cuevas.

- 'Está llorando el cielo', cuando está lloviendo.

- 'Tiene los cabellos de oro', si tiene el pelo rubio

- 'Corre como una liebre', para decir que corre a mucha velocidad.

Así podríamos estar poniendo ejemplos continuamente.

Ejercicios con metáforas para niños 

Dicho todo esto se me ocurre que lo que podemos hacer, siempre teniendo en cuenta sus edades, es poner nombre a las semejanzas que ellos tantas veces utilizan en su lenguaje, poniendo actividades del tipo:

1. ¿A qué nos referimos si hablamos de los borreguitos del cielo? 

a) A las nubes

b) A las casas

c) A los libros

2. ¿A qué nos referimos si hablamos de las venas que recorren la tierra?

a) A la luna

b) A las sillas

c) A los ríos

3. ¿A qué nos referimos si hablamos de las autopistas de colores que cruzan el cielo?

a) A las hojas

b) A los árboles

c) Al arcoíris

4. ¿A qué nos referimos si hablamos de las luciérnagas del cielo?

a) A los zapatos

b) A las estrellas 

c) A las montañas

Una vez aprendido esto, se podrían hacer  actividades con poesías infantiles y dejar que los niños jueguen a descubrir dónde se encuentra la metáfora.

No quiere jugar el sol

la nube llora apenada,

y en la tierra lo agradecen

las flores entusiasmadas.

Enseguida asociarán ideas y sabrán decirnos, que si la nube llora es que está lloviendo. Entonces habrá llegado el momento de contarles qué ese juego de palabras, es la metáfora.

Os animo a que hagáis con vuestros hijos este tipo de actividades, todos pasaréis un buen rato y los niños aprenderán jugando.