Cómo son los niños observadores

Los niños observadores aprenden más deprisa

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Los niños observadores son niños que por naturaleza quieren aprender todo lo que les rodea, les gusta sentir que saben algo nuevo en cualquier ámbito de la vida.

Los niños observadores son más callados de lo habitual, pero no porque no sepan las cosas sino porque quieren seguir aprendiendo a través de esta forma de comportarse. 

Los niños observadores parecen tímidos

Niño observa

Cuando los niños observan, no sólo están mirando, están analizando lo que está ocurriendo en su alrededor para saber cosas nuevas. La timidez es algo totalmente diferente, puesto que cuando un niño es tímido estará callado, pero no porque esté observando lo que ocurre a su alrededor, sino porque le da vergüenza hablar en público o decir algo que pudiera ponerle en una situación de “riesgo” para su zona de confort.

En los niños observadores esto no es así, a ellos no les importa decir lo que piensan, es más, lo prefieren. Pero antes de decir nada prefieren estar seguros de que aquello que están diciendo es correcto.

Los niños observadores son expertos analistas

La observación es la herramienta más potente de aprendizaje por lo que aprenderán muchas cosas casi sin que se la expliquen. Aprenderán de los padres diferentes tipos de comportamiento, analizarán a las personas sólo con mirarlas, en la escuela les gustará mirar las explicaciones del maestro, es probable que la asignatura que más le guste sean aquellas en las que la observación y la experimentación sean las protagonistas, etc. 

Los niños observadores possen una gran concentración

Gracias a su capacidad de observación podrán aprender todo aquello que se propongan porque habrán aprendido o sabrán hacerlo casi de forma innata a concentrarse. Podrán evadirse del mundo, podrán dejar las distracciones a un lado para poder concentrarse en aquella cosa que estén observando.

Cómo potenciar la capacidad de observación en los niños

Si tu hijo es un niño observador y ves que disfruta aprendiendo, no dudes nunca en potencia esta capacidad. Ayúdale a comprender toda la información que recibe y también ayúdale a clasificarla, ya que toda la información que puede recibir del exterior puede ser mucha y muy variada. 

Además también es muy importante ayudar a los niños observadores (y a todos en general) a que tengan su propio criterio ante la información que reciben del exterior. Es importante que sepan además de filtrar esa información, que sean capaces de observarla y tener su criterio propio, de esta manera podrá ir aprendiendo a tomar sus propias decisiones en el mundo que observa y que le rodea.