El dibujo de los niños y sus diferentes etapas

Desde los garabatos infantiles a dibujos más elaborados

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El dibujo además de una forma lúdica de entretener a los niños es un medio por el que los los más pequeños expresan sus fantasías, sus vivencias o sus deseos. Es el lenguaje que utilizan a veces para expresar cómo se sienten o para contar sus experiencias. Para ellos dibujar es un juego más pero, sin darse cuenta, les proporciona control si sufren algún tipo de ansiedad por alguna situación conflictiva vivida. 

A los adultos los dibujos que hacen nuestros hijos nos indican su nivel de evolución y maduración. ¿Cómo debemos interpretar los dibujos de los niños? A partir de los dos años ya intentan comunicar algo con ellos, podemos encontrar mensajes o sensaciones del niño. Sin embargo, es importante que les preguntemos qué han dibujado para que expresen verbalmente esas emociones.

El dibujo de los niños según su edad

Las etapas en el dibujo infantil

Los niños comienzan a garabatear en un papel para según crecen hacer composiciones más elaboradas y completas. Hay niños con más mano que otros para dibujar, pero todas sus pinturas nos cuentan algo de ellos mismos y de cómo ven el mundo que les rodea. 

- De 0 a 2 años los niños se dedican más a jugar con los materiales que a elaborar dibujos: arrugan el papel, golpean la pintura, mordisquean los lápices. Pronto aprenden a realizar trazos y líneas que son el comienzo de un dibujo. Sin embargo, aun son garabatos.

- De 2 a 3 años intentan rellenar el papel con dibujos, incluso a veces sienten la necesidad de pintar en la mesa, pared, sillón... Su trazo todavía no es firme, dan giros y giros al lápiz y se acompañan del cuerpo para ello. Lo que pintan todavía no es reconocible.

- De 3 a 4 años: en esta etapa los niños ya tienen la intención de dibujar algo y aparecen las primeras formas figurativas. Todavía tienen que madurar en la motricidad fina y no están preparados para pintar aquello que desean pero tienden a intentarlo y a probar con los colores.

- De 4 a 5 años comienzan a hacer dibujos con más detalles y a expresar a través de ellos lo que les ocurre, su estado de ánimo o situaciones de su vida cotidiana.

- De 5 a 7 años aunque conocen la realidad prefieren dar a sus dibujos toques de fantasía e irrealidad.

Es importante que los padres en casa favorezcamos un clima que estimule el dibujo y les proporcionemos los materiales necesarios para que puedan hacerlo. Además hay que recordar que para dibujar no es necesario tener un talento especial, ni hacer grandes composiciones, simplemente dejarles comunicar a través de la pintura, sea cual sea el nivel de sus dibujos. Y es que, pintar estimula la capacidad del niño para entender, adaptarse y expresar el mundo en el que vive.