Juego para enseñar los adjetivos a los niños

ideas para explicar los adjetivos a tus hijos

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

El adjetivo es la palabra que acompaña al sustantivo para complementarlo y expresar una de sus cualidades concordando en género y número, es decir, las palabras que nos dicen cómo es una persona, animal o cosa.

En Guiainfantil te explicamos qué tipos de adjetivos hay y cómo pueden los niños entenderlos a través del juego. Una manera didáctica y divertida de aprender jugando.

¿Cómo hacer comprender los adjetivos a los niños?

Cómo explicar los adjetivos a los niños

Para que los niños lo comprendan les podemos explicar que si la palabra describe al sustantivo, es un adjetivo, y si no lo hace, no lo es. Si decimos por ejemplo: El niño es alto, el cerdo es gordo, el jamón está rico, la niña es lista, el vestido es azul, etc. las palabras alto, gordo, rico, lista, azul, nos describen una cualidad de cada sustantivo, por lo tanto todos son adjetivos.

Pero si decimos por ejemplo: El niño es libro, el cerdo es pelo, el jamón está conejo, etc. no tiene sentido, por lo tanto, las palabras libro, pelo y conejo no son adjetivos pues no describen al niño, ni al cerdo, ni al jamón.  

¿Qué tipos de adjetivos hay?

Los adjetivos se clasifican según la información que nos den de los sustantivos.

1. Adjetivos calificativos: Simplemente señala una cualidad del sustantivo. Por ejemplo: El conejo es pequeño. Pueden ser especificativos y explicativos. 

 2. Adjetivos determinativos: son los adjetivos numerales y determinan una cantidad numérica en el nombre. Pueden ser: cardinales, ordinales, múltiplos, partitivos, distributivos, demostrativos, posesivos, indefinidos y gentilicios.

Aprender cómo somos con los adjetivos

Para el juego necesitaremos: cartulinas blancas adhesivas para hacer las tarjetas, rotuladores de colores rojo y verde y tijeras.

Con este juego los niños terminarán por comprender que el adjetivo sirve para explicarnos una cualidad de las personas, animales o cosas, es decir, nos dice cómo son, (en nuestro caso, los compañeros). Igualmente puede hacerse buscando adjetivos para describirse a ellos mismos, a sus mascotas, sus casas, sus dibujos, etc.  

- Haremos unas tarjetas adhesivas donde escribiremos, con rotulador verde, los adjetivos que se nos ocurran entre todos, para describir a las personas físicamente, dejando claro que no se debe entrar en señas físicas que puedan herir la sensibilidad de nadie. Explicaremos que a nadie le agrada que le digan que tiene las orejas de soplillo o está gordo, por ejemplo. El profesor o adulto que supervise el juego puede empezar por proponer alguno de los adjetivos: GUAPÍSIMO(A), RUBIO(A), MORENO(A), ALTO(A), ojos AZULES, boca PEQUEÑA, nariz RESPINGONA, dedos LARGOS, etc.

- Y otro grupo de tarjetas donde escribiremos, de igual manera, adjetivos que describan la manera de ser de las personas. Por ejemplo: DULCE, INTELIGENTE, BUENO(A), ALEGRE, TRABAJADOR(A), SIMPÁTICO(A), GRACIOSO (A), COLABORADOR (A) etc.

- Todos los adjetivos se pegarán a un lado de la pizarra, corchera, o el lugar destinado para esta tarea con letras en mayúsculas.

- Cada niño deberá escribir en su tarjeta en blanco, con rotulador verde, los adjetivos que describan a un compañero. Se puede empezar, bien por orden alfabético, por su situación en el aula, haciendo un corro, o cualquier otro modo que se decida, pero  deben participar todos los niños.

- Pediremos a los niños que elijan de la pizarra dos adjetivos, como hemos dicho, siempre en actitud positiva y que describan mejor a sus compañeros. Primero un adjetivo  de las señas físicas y después otro que describa su manera de ser, (siempre concordando en el género), y las escriban en sus tarjetas en blanco.  

- Cada niño irá colocando su tarjeta en el pupitre, (o la percha donde cuelgan el abrigo) del compañero que le haya tocado, de tal manera, que al acabar cada niño tendrá en el lugar elegido dos adjetivos, uno que  describa cómo es físicamente y otro que le describa y motive emocionalmente para seguir en esa línea. Por ejemplo: 

En la percha o pupitre de los niños, pueden aparecer  los adjetivos siguientes:

Lucía

OJOS AZULES

BONDADOSA

Nicolás

MORENO

COLABORADOR

Pablo

ALTÍSIMO

BUENO

Sonia

RUBIA

ALEGRE

Carlota

DELGADA

SIMPÁTICA

Mario

NARIZ PEQUEÑA

TRABAJADOR

Seguro que se dará el caso de que varios niños coincidan en la descripción, en ese caso, al acabar la ronda, explicaremos, que el adjetivo siempre concuerda en género y número, y por tanto, si Mario y Nicolás, por ejemplo, son morenos, el adjetivo irá en plural.

Mario y Nicolás son morenos
Carlota y Sonia son rubias

- Luego podemos pedirles que elijan entre todos, adjetivos para describir comportamientos que no les gustan de algunos niños, pero sin nombrar a nadie. Por ejemplo: antipático, peleón, mentiroso, llorón, chillón, chivato,  etc. Estas tarjetas quedarán expuestas al otro lado de la pizarra, corchera, o pared para que todos lo puedan ver, pero escritas en color rojo y minúsculas.

Si al pasar los días el profesor observa que, por ejemplo, los niños que suelen chillar, mejoran su conducta, retirará de la corchera el adjetivo chillón y así sucesivamente.  

Con estos ejercicios además de aprender para qué sirven los adjetivos aprenderán a valorarse más, a subir su autoestima, y a valorar las cualidades de sus compañeros. Además verán claramente las conductas que todos rechazan, lo que hará, seguramente, que algunos  pequeños (si es su caso), se vean  incentivados para cambiar su conducta.