Padres y profesores para mejorar el rendimiento escolar del niño

Cómo pueden los padres y los profesores mejorar el rendimiento del niño en el colegio

Elsa Martín PascauPsicóloga

El ámbito en el que los niños con Trastornos de Aprendizaje (TA) suelen tener más dificultades es el escolar, ya que es cuando se perciben más sus complicaciones al leer, escribir o calcular. Muchas veces, el hecho de ver que no avanzan como sus compañeros puede ocasionar a estos niños todavía más frustración y nerviosismo, aumentando así su inseguridad.

Cuando esto sucede, es fácil que los padres perciban que el niño se frustra con más facilidad, se rinde, se pone triste y nervioso delante de tareas como leer, escribir o realizar algún problema matemático y, muchas veces, no quiere ir a clases de repaso. Ante esta situación, muchos padres sienten la necesidad de ayudar a sus hijos de alguna forma y, la gran mayoría, no sabe por dónde empezar. 

Cómo ayudar en las tareas del colegio al niño con Trastorno del aprendizaje 

Niño pinta

Es importante remarcar que los padres deben apoyar a su hijo en las tareas del colegio con el objetivo de animarle a superar sus dificultades, no resolverlas, y siempre siguiendo las indicaciones del profesor. Por ello, es decisivo que ambas partes trabajen de forma conjunta por el bienestar del niño, compartiendo en todo momento su evolución tanto en casa como en el colegio. Teniendo esto en cuenta, los trucos que damos van enfocados a ayudar a los niños a organizarse, como es el caso de esta actividad:

- 'Economía de fichas': Esta actividad busca motivar al niño a realizar unas tareas concretas cada día además de ser una buena forma de establecer una rutina para ellos. Para realizar esta actividad, los padres deben marcar 4 tareas que suelan ser complicadas para su hijo, por ejemplo, media hora de lectura en voz alta o realización de 3 actividades matemáticas, y les han de ofrecer un premio para cuando cumplan cada una. Hay que tener en cuenta que las tareas que se le piden al niño deben ser asequibles para él y siempre en su beneficio. Con ello, se asegura que el niño puede realizar lo que se le pide, evitando que se frustre, y se consigue que él mismo perciba como mejora y gane confianza en lo que hace día tras día. Para ello, es muy importante que las recompensas sean cosas del agrado del niño y que no pueda tener siempre, por ejemplo, jugar con la 'tablet' durante 30 minutos. 

Otras actividades para ayudar a niños con Trastorno del Aprendizaje 

Además de este truco, si se quiere reforzar específicamente las capacidades afectadas por algún TA, desde el centro proponemos estas actividades: 

- Para los niños con dislexia o dificultades en la lectura: una buena forma de ayudarles es leer con ellos una media hora al día. Primero debe leer el niño en voz alta, luego leer en silencio y, por último, vuelve a leer en voz alta. Los padres deben estar con él en todo momento para tranquilizarle y ayudarle si se equivoca en alguna palabra y, una vez finalice la lectura, es importante preguntarle al niño para asegurar que ha comprendido la historia, por ejemplo: '¿Cómo se llama el protagonista?', '¿Dónde han ido?'; '¿Qué ha pasado en la historia?'; '¿Cuantas personas había en la historia?', etc.

- Para los padres que tengan niños con dificultades a la hora de escribir: como pueden ser aquellos que padezcan disgrafía, una buena opción es escribir un cuento o una historia, o incluso una carta a algún amigo o familiar, con ellos. La idea es redactar con el niño un pequeño párrafo cada día, hecho que le ayuda a mejorar y le asegura pasar un rato con sus padres.

- Cuando se trata de problemas de cálculo: es recomendable ir a comprar con el niño, por ejemplo, y hacer la cuenta de lo que se lleva comprado. Es una buena idea proponerlo como un juego en el que se compite contra los padres, para motivar todavía más al niño, y darle alguna recompensa cuando gane.