Palabras homófonas. Cómo explicar a los niños qué significan

Juegos para trabajar con los niños las palabras que son homófonas

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

Nuestro idioma es muy rico, tiene infinidad de reglas ortográficas con numerosas excepciones, y eso hace que resulte más complicado su aprendizaje dando lugar a muchos errores.

Hay palabras que sonando igual, se escriben de diferente manera  y tienen distinto significado. Son las palabras homófonas y es el tema que nos ocupa hoy.

Ejemplos de palabras homófonas para niños

Madre con niña hace deberes

En las siguientes frases:

- Estoy hablando con mi hermana

- Ablando la masa de harina con el rodillo.

Está claro que aunque las dos palabras se pronuncien igual, no podemos hablar con la masa de harina, o ablandar a nuestra hermana con el rodillo, por eso comprender el mensaje de la oración es fundamental para ver cuál es la palabra correcta dentro del contexto.

Esto puede ser un quebradero de cabeza, pero también podemos aprender jugando y pasar un rato muy entretenido con las palabras homófonas.

¿Quién no conoce esta frase?: Ahí hay un hombre que dice ¡ay! 

Es una ayuda estupenda para reconocer las tres palabras y escribirlas de manera correcta.

Ahí = (adverbio de lugar).

Hay  = (del verbo haber).

¡ay! = (interjección de dolor).

Otros ejemplos de palabras homófonas  son: 

- Haber y a ver, haya y halla, agito y ajito, habría y abría, ala y hala, hola y ola, vaca y baca. Asta y hasta, vello y bello. Tubo y tuvo, varón y barón, vacilo y bacilo.

Frases con palabras homófonas juntas

Para que los niños se fijen más en estas palabras, podemos hacer frases en las que existan las dos juntas. Por ejemplo:

- Días después de haber hecho el examen se acercó a ver la nota.

Enseguida se darán cuenta que  las dos palabras se pronuncian igual, pero no se escriben de  igual manera y tienen diferente significado. Explicaremos para que no haya duda, que 'haber' es de verbo y 'a ver' es de ir a mirar, por tanto el mensaje quedará claro.

Podemos seguir poniendo ejemplos con las palabras que generalmente dan lugar a más equivocaciones.

- Echo sal en la comida que ha hecho mi hermana porque está sosa.

- El niño echó de comer a su perrito, después de haber hecho las tareas.

- Tenías que haber ido antes a ver la película.

- El niño ha de salir a la calle para poder montar en bicicleta.

- El fontanero tuvo que soldar un tubo para reparar la avería.

- Era un joven muy  bello que no tenía vello en sus brazos.

Cuento para trabajar con los niños las palabras homófonas

Os dejo un cuento muy cortito de mi invención con las palabras: asta, hasta, habría, abría, haber, a ver, tuvo, tubo, baso, vaso. Os animo a inventar una historia con los niños, siempre de acuerdo a su edad, con las palabras homófonas que elijáis entre todos.

UN TORITO MUY ESPECIAL

Creció un torito con un asta en el centro de la cabeza, y por este motivo sus dueños estaban preocupados. 

- 'Habría que llamar al veterinario para que viniera a ver el asta del torito' decían, mientras el animal abría mucho los ojos escuchando nervioso. Tendríamos que haber llamado ya al veterinario, seguían hablando mientras le echaban de comer. 

Al día siguiente, Pablo que así se llamaba el veterinario, se acercó hasta la granja y fue a ver con extrañeza el asta del torito. 

Cuando Pablo aprisionó la cabeza del animal para ir a ver de cerca su asta, el torito se revolvió nervioso empujando al hombre, que tuvo que agarrarse a un tubo de metal que sobresalía de la pared para no caer al suelo. 

- 'Me baso en lo que veo'.- dijo al fin Pablo bebiendo un vaso de agua para refrescarse:

- 'Este torito no tiene ninguna enfermedad, está fuerte como un roble'.- dijo  acariciando su lomo- simplemente es diferente a los demás. Es un torito muy especial. 

Desde ese día el torito presumía orgulloso de su asta cuando salía hasta el campo a pasear. Los granjeros se quedaron muy tranquilos y el torito fue feliz. 

(Después de leer el cuento podemos invitar a los niños a escribir las palabras homófonas que encuentren en el texto. Luego aclararemos el significado de cada una de ellas hasta que no tengan dudas).

También podemos construir frases en las que los niños tengan que poner la palabra correcta y en su lugar. Por ejemplo:

- La niña abría mucho la boca cuando veía las golosinas.

- La cocina está muy sucia, habría que limpiarla.

- Tuvo que agacharse para no golpearse en la cabeza.

- Era un tubo de madera, cilíndrico y abierto por los dos lados.

- Voy al pueblo a ver a mis abuelos.

- Haber venido antes, ya no quedan entradas.

- Vaya por allí, así no tendrá que saltar la valla.

- Hay una pelota ahí.

Para terminar os dejo una frase de Pierre Lecomte Du Nouÿ: 'A partir del momento en que se desarrolla la palabra, aparece la personalidad humana'.