Qué enseñan los hijos a los padres

Qué podemos aprender los padres de los niños

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Da igual la edad que tengas los hijos, éstos siempre pueden enseñar valiosas lecciones a los padres, ¡incluso cuando los hijos son bebés! Los hijos son pequeños seres sabios que están en contacto con la naturaleza y con el mundo que le rodea, y que gracias a eso y gracias a cómo dejan fluir sus sentimientos y sus emociones, ellos son capaces de enseñar cosas a los padres. 

Para que los padres puedan aprender de los pequeños de la casa deberán abrir su mente, pero sobre todo su corazón. Deberán saber que no lo saben todo y que aunque deban ser la guía de sus hijos, éstos también tienen mucho que ofrecerles. Porque los padres no construyen el camino, acompañan a sus hijos en él. Pero, ¿qué cosas pueden enseñar los hijos a los padres?

7 cosas que aprenderás de tus hijos 

Madre con hija

1. Las cosas materiales y el dinero es secundario en la vida. Muchos adultos se ciegan pensando en que deben trabajar más y más para tener todo lo último en sus vidas. Los hijos enseñan cada día que lo que realmente importa en esta vida es el tiempo y cómo y con quién se disfruta. El tiempo es oro.

2. La disciplina no lo es todo. Muchos padres se piensan que la disciplina lo es todo en esta vida para que los niños puedan crecer siendo educados y responsables. Pero la disciplina no podrá ser disciplina sino está acompañada de flexibilidad y amor por parte del adulto. Para que unos hijos se eduquen correctamente, necesitarán disciplina, pero ésta deberá ir por detrás del amor y entre medias de la flexibilidad. Así los niños podrán sentirse queridos y protegidos todo el tiempo.

3. El perdón. Los hijos, sobre todo cuando son pequeños… perdonan y olvidan, porque la felicidad es más importante que el rencor.

4. Vivir el momento. A veces a los adultos se nos olvida vivir el momento, se nos olvida que debemos centrarnos en el aquí y ahora para poder disfrutar de la vida. Los niños sienten cada momento que viven y nosotros, los adultos debemos aprender de ellos.

5. Sentir de verdad. Cuando los niños ríen lo hacen hasta que les duele la barriga y cuando lloran lo hacen con verdadero sentimiento. Sentir de verdad es algo que todos los adultos necesitamos para poder comprender nuestro entorno.

6. Estar cerca de la naturaleza. Los niños no sienten la necesidad de destruir la naturaleza, simplemente les encanta contemplarla y ver qué es lo que tiene para poder descubrir. Quizá si los adultos contemplaran esta forma de ver el mundo, podrían respetar y amar más a la naturaleza y todo lo que hay en ella (animales, plantas, mares…).

7. Respetar unos a otros. Los niños no entienden de diferencias entre personas, sólo entienden que las personas somos todos y que cuando somos amigos debemos ser leales. ¿Por qué al crecer parece que los adultos sólo queramos ver las diferencias entre las personas? Ya sea racial o material, esas diferencias deberían quedar eliminadas para poder vivir en paz unos con otros.