Refranes populares españoles para niños

Refranes cortos para niños

Los refranes son frases populares que forman parte de la tradición de un país. Muchos de ellos vienen acompañados de una rima y encierran un significado a modo de consejo.

Para que los niños puedan aprender la sabiduría popular de un país, en Guiainfantil.com hemos seleccionado una serie de refranes típicos españoles que todo el mundo conoce en España.

Refranes cortos de España

Refranes típicos de España

- Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio: son personas que tienden a destacar o criticar los defectos de los demás, pero nunca los suyos.

- Hombre prevenido vale por dos: las personas que son precavidas, evitan meterse en problemas y líos.

- Se defiende como gato panza arriba: son personas que se defienden con todas sus fuerzas.

- Cría fama y échate a dormir: cuando uno adquiere buena reputación, es fácil conservarla, incluso cuando uno hace algo malo, se tiende a mirar hacia otro lado o a no creerlo.

- Mal de muchos, consuelo de tontos: la desgracia no es más llevadera porque afecte a otras personas.

- El que tiene boca, se equivoca: todo el mundo comete errores.

- A quien madruga, Dios le ayuda: hay que hacer las cosas a tiempo para que salgan bien y no dejarlas para última hora.

- A lo hecho, pecho: cuando hacemos algo, hay que afrontar las consecuencias con valentía.

- A caballo regalado, no le mires el dentado: no debemos despreciar o criticar las cosas que nos regalan.

- Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo: es fácil descubrir al que miente porque acaba equivocándose y recurre a inexactitudes.

- A la ocasión la pintan calva: no hay que vacilar, sino tener decisión para aprovechar las oportunidades que se presentan.

- Agua pasada no mueve molino: no sirve de nada lamentarse por haber dejado pasar una oportunidad, hay que seguir adelante.

- De lo que se come, se cría: viene a decir que uno es lo que come y la salud depende de ello.

- Para muestra, un botón: significa que no hay que tratar de demostrarlo todo, ya que a veces se puede deducir o conocer lo que falta por descubrir.