Causas y síntomas de la inseguridad en los niños

Cómo son los niños con poca seguridad en sí mismos

Sara TarrésPsicóloga Infantil

La inseguridad infantil es un tipo de miedo o temor que experimentan los niños ante cualquier hecho real o imaginario que implique fracasar, perder el amor o la atención de los padres o personas de especial referencia. Se trata de un estado emocional negativo que provoca alteraciones cognitivas, conductuales y sociales.

Saber las causas y los síntomas de la inseguridad en los niños nos permitirá ayudarles recuperar la confianza en sí mismos y a sentirse queridos y valiosos en su familia, en la escuela y entre su grupo de iguales.

Causas de la inseguridad en los niños

NIña mira por la ventana

De entre las múltiples causas que pueden generar sentimientos de inseguridad en los niños destacaremos tres por considerarlas las más importantes a la vez que evitables: 

1. Los estilos educativos demasiado estrictos, autoritarios o sobreprotectores que merman el desarrollo de la autonomía del niño. Estos estilos educativos impiden que los niños tomen sus propias decisiones ya sea porque los padres tienen miedo a que ocurra algo a sus hijos o bien por la rigidez con la que les educan. Sea como sea, en los tres tipos de casos, son los padres quienes deciden y controlan qué, cómo y cuándo hace su hijo. Este tipo de educación, exigente, rígida o sobreprotectora, provoca a la larga:

- Sentimientos de inferioridad en los niños. 

- Pérdida de confianza en uno mismo.

- Pérdida de autoestima.

- Temor a equivocarse, fracasar o a tomar cualquier decisión ya que cada vez que el niño intenta hacer cualquier cosa por sí mismo hay alguien que se lo hace por él, se lo prohíbe o reprocha.

2. La falta de afecto, cariño o rechazo explícito. Los niños necesitan sentirse queridos, valiosos e importantes para sus padres. El exceso de críticas o incluso humillaciones repercute negativamente en la creación del autoconcepto y autoestima de nuestros hijos. Los padres debemos proporcionarles un entorno familiar seguro y estable para que puedan desarrollar un adecuado equilibrio emocional que facilite el desarrollo de habilidades socioemocionales para desenvolverse adecuadamente en el mundo.

3. Las comparaciones entre hermanos y los celos no superados. El nacimiento de un hermano puede provocar sentimientos de inseguridad en el niño quien piensa que ya no es suficientemente importante para sus padres al creer que prestan mayor atención al recién nacido. Estos sentimientos pueden enquistarse si al crecer los padres comparamos constantemente a los niños, infravalorando las capacidades de uno y  sobrevalorando las del otro. 

Cómo es el niño inseguro

El niño inseguro no confía en sí mismo, ni en sus habilidades ni cualidades. Es un niño que duda ante cualquier decisión que deba tomar, con un alto sentido del ridículo que le merma espontaneidad y frescura e impide hacer amigos o establecer relaciones personales duraderas y estables. Se trata de un niño con baja autoestima y poca o tolerancia a la frustración, muy sensible a cualquier crítica y que suele rendirse a la primera ante cualquier contratiempo. En definitiva estamos ante un niño que:

- Duda mucho ante cualquier decisión que deba tomar.

- Borra o tacha mucho sus dibujos o ejercicios escolares.

- Muestra temor ante el error y prefiere inhibirse antes de fracasar.

- Se frustra fácilmente.

- Obtiene un bajo rendimiento escolar.

- Es un niño altamente dependiente, poco autónomo, siempre pide ayuda al adulto.

- Le cuesta hacer amigos y cuando los hace son niños de menor edad que él, con quienes se siente más cómodo.

- Es posible que exprese su inseguridad mediante la desobediencia y agresividad o bien todo lo contrario siendo apocado, pasivo o sumiso.

- Se infravalora, no cree en sí mismo, suele verbalizar que no puede.

- Es un niño con muchos miedos, impropios de su edad o mucho más intensos de lo que cabría esperar.

- Tiene pesadillas o problemas para conciliar el sueño.