La asertividad en los niños

Cómo estimular un comportamiento asertivo en los niños

El desarrollo y el crecimiento de nuestros hijos no incluye solo las capacidades físicas, sino que es muy importante cuidar la salud mental y la educación en materia social de los pequeños.

La asertividad es un concepto relacionado con las habilidades sociales de las personas que se debe tener en cuenta a la hora de educar a los niños para que sean capaces de relacionarse y mantenga en buen estado su autoestima. Pero, ¿sabemos qué es la asertividad?

Qué es la asertividad

Asertividad infantil

Según el doctor Marco Eduardo Mureta Reyes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se defin asertividad como 'la habilidad para actuar o expresar las ideas y sentimientos propios de manera adecuada, es decir, en forma serena, sin manifestar ansiedad o agresividad ante una o más personas'.

El experto considera de gran importancia la asertividad ya que produce una satisfacción personal por un lado acatando los problemas y situaciones conflictivas y por el otro estableciendo relaciones positivas con los demás.

Existen dos tipos de asertividad, según explica el doctor Mureta en la página web de la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología (AMAPSI). La primera es la asertividad de aprobación, cundo se expresa el agrado hacia el comportamiento de los demás o hacia la situación que acontece alrededor. La segunda es la de rechazo, cuando el adulto o el niño es capaz de mostrar su disconformidad sobre la actitud de otras personas o sobre acontecimientos sin causar daño. 

Asertividad en los niños

Es importante saber transmitir a los niños una conducta asertiva que permita fomentar sus habilidades sociales. La asertividad comprende una forma de actuar y de comunicarse en cuyos extremos se encuentra la pasividad y la agresividad.

Los niños pasivos son aquellos que no consiguen actuar frente a aquellas situaciones que les son incomodas o ante las que se sienten agredidos, por ejemplo cuando permiten que los compañeros de colegio se burlen de ello. Esta actitud daña la autoestima del pequeño.

En el lado contrario se encuentra el comportamiento agresivo infantil. En este caso el niño sabe defenderse, pero lo hace de forma violenta y dominante, sin tener en cuenta los sentimientos de los demás. 

Por ese motivo es fundamental que los padres eduquen a sus hijos en la asertividad, enseñarles a defender sus opiniones y derechos sin causar daño al resto, y también a expresar críticas constructivas y a saber reconocer los errores propios. Aquí tienes más información sobre cómo educar en la asertividad

. Colaboradora de GuiaInfantil.com