Los mejores elogios para los niños

Cómo educar a los niños con refuerzos positivos

¿Cómo te sientes cada vez que te elogian por el trabajo bien hecho? Sin duda es una buena sensación, ¿cómo te sientes cuando alguien realmente se preocupa por ti y además te felicita por algo que has hecho, has dicho o por algún otro motivo que mereces? Entonces la sensación es extraordinaria.

Después de pensar en lo bien que sientan los elogios, ¿te imaginas el poder que tienen con los niños? Un niño que es elogiado de la forma adecuada se sentirá valorado y aceptado por sus padres y lo mejor que sentirá que puede conseguir todo lo que se proponga. Con esto quiero decir que un niño que siente que sus padres valoran las cosas que hace, sabrá que puede afrontar mejor los retos que se le presenten. 

Los elogios motivan a los niños y potencian su autoestima 

Padres con hija

Los elogios que más motivan a los niños son aquellos que alaban el trabajo duro, aquellos que sirven para alcanzar metas y aquellos que alaban la perseverancia y la dedicación, aunque los elogios pueden abarcar cualquier ámbito.

Aunque hay que tener cuidado con los elogios si se hacen de forma exagerada y si no tienen un fin específico porque entonces podrían funcionar de forma errónea pasando de la motivación al ego.

Además los elogios también te ayudarán a conectar con tus hijos, a veces es fácil olvidar que los niños tienen las mismas necesidades profundas y emocionales que nosotros, e incluso más, porque ellos se están desarrollando y formando su personalidad, y el amor es el pilar básico.

Los mejores elogios para los pequeños

A continuación quiero decirte algunos de los mejores elogios para los niños para que puedas decírselo a tus hijos siempre que tengas la ocasión de hacerlo.

- ¡Bien hecho!

- Estoy muy contento/a de que estemos pasando el tiempo juntos hoy.

- Sabía que lo lograrías

- ¿Has visto? Todo tu esfuerzo a merecido la pena.

- Lo hiciste muy bien tú solo.

- Estás muy guapo/a.

- Eres un gran hermano/a.

- Eres un gran hijo/a.

- Eres un gran amigo/a.

- Soy tan feliz de que seas mi hijo.

- Cada vez lo estás haciendo mucho mejor.

Para elogiar correctamente a un niño debes recordar que vivimos en un mundo donde nos enseñaron a esperar de los demás, pero realmente debemos ser agradecidos con los otros empezando por nosotros mismos y por nuestros hijos. Por eso cuando tus hijos muestran honestidad, esfuerzo, perseverancia, bondad, honradez, respeto... también son momentos idóneos para felicitarles. Aunque a veces, el mero hecho de existir es suficiente para hacerles ver la felicidad que eso aporta.

Colaboradora de Guiainfantil. María José Roldán


María José Roldán
Maestra de Educación Especial (Pedagogía Terapéutica)
Psicopedagoga