Los peligros de poner etiquetas a los niños

Por qué no debemos definir al niño mediante adjetivos despectivos

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

A veces los adultos estamos etiquetando a los niños y ni tan siquiera nos estamos dando cuenta, pero las consecuencias y los peligros de poner etiquetas a los niños son realmente graves para su personalidad y desarrollo de la personalidad (y por supuesto, para su autoestima).

Qué son las etiquetas que se ponen a los niños 

Madre regaña niño

Las etiquetas son sin duda una falta de respeto hacia los pequeños, que aunque en ese momento no queramos ofenderles lo estamos haciendo, y mucho. Las etiquetas consisten en llamar a los niños de alguna forma por alguna conducta que consideramos molesta o inadecuada como por ejemplo, 'eres un pesado',  'eres un torpe', 'eres un quejica' y un largo etc.

Las etiquetas en los niños no conseguirán que cambien de actitud y lo peor es que sólo harán que se sientan limitados y además, menospreciados. Es una forma de encasillar a los pequeños y es que desgraciadamente acaban creyendo que 'son pesados', 'torpes', 'llorones' y aquello que habías etiquetado simplemente se vuelve realidad, pero porque tú lo has provocado llamándoselo porque aunque sea de forma inconsciente les haces llegar el mensaje de que nunca serán capaz de cambiar a mejor.

Cómo ayudar a mejorar la personalifdad del niño

Claro que se puede ayudar a mejorar la personalidad, pero estas etiquetas negativas tendrán que quedar en el olvido de tu vocabulario para respetar a los pequeños y evitar que se sientan menospreciados e incluso acomplejados.

Puedes ayudarles potenciando sus cualidades positivas en lugar de hacerlo con las negativas, de esta manera podrán construir una imagen buena y adecuada de ellos mismos. Además, si le felicitas cuando hace algo positivo en lugar de hacerlo cuando hace algo negativo, estarás reforzando positivamente la conducta adecuada y se repetirá en el futuro. De esta manera, el niño sentirá tu confianza, tu apoyo y se sentirá motiva y querido, algo imprescindible para su buen desarrollo integral.

Recuerda que tu opinión como madre o padre marcará una gran huella en su personalidad y alabarle delante de los demás también es una gran forma de potenciar las buenas conductas. Aunque no se te debe olvidar que si quieres potenciar las buenas conductas en tu hijo, lo primero que tendrás que hacer es sin duda, darles ejemplo.

Frases positivas para educar a tu hijo

Cuando tu hijo no se comporte como es debido en lugar de recordarle lo que hace mal o decir palabras como 'siempre' o 'nunca' es mejor que le digas qué debe hacer, por ejemplo:

- En lugar de decirle 'nunca recoger tu habitación, eres un desastre', es mejor decir algo como: 'recoge tu habitación, seguro que lo harás fenomenal'. De esta manera el pequeño sabe qué se espera de él.

- En lugar de decirle 'eres un pesado', es mejor decir algo como: 'Cuando quieras algo, dímelo una vez y te escucharé'.

- En lugar de decirle: 'eres un llorón', es mejor decir algo como: 'Si te sientes mal y quieres llorar para sentirte mejor no pasa nada, pero dime qué te ocurre para buscarle una solución'.

¿Quieres etiquetar a tus hijos? Hazlo, pero que sean con etiquetas positivas como por ejemplo: 'eres un valiente', 'eres tenaz', 'eres inteligente', etc...