Niños narcisistas o con exceso de autoestima

Consecuencias de la sobrevaloración en la infancia

Un niño narcisista no nace, se hace y la culpa es de los padres. Un niño se convierte en narcisista cuando ha recibido una sobrevaloración en la infancia por parte de los padres o de los adultos de su entorno. Los padres pueden valorar a su hijo con toda la buena intención para conseguir aumentar la autoestima del pequeño, pero cuando se hace de forma desmedida entonces la autoestima parece que se hincha demasiado y se vuelve tóxica para el pequeño.

Qué ocurre cuando los padres sobrevaloran a los niños en exceso

Niños con exceso de autoestima

Si quieres evitar tener unos hijos narcisistas tendrás que evitar sobrevalorarlos en exceso, este es el secreto. Sobrevalorar nada tiene que ver con apoyar, guiar o motivar. Sobrevalorar es decir a los hijos que hace las cosas maravillosamente aunque no sea así, decirles que son los mejores y que están por encima de los demás, cuando realmente no es así. Esto no hará que los niños sean más inteligentes o se esfuercen más, todo lo contrario.

Un niño que ha recibido demasiada sobrevaloración en la infancia lo más probable es que se vuelva vago, porque 'como todo lo que hago está bien para qué me voy a esforzar, que lo hagan otros por mí'. Pensarán que son seres superiores e incluso puede haber el peligro de que se conviertan en niños tiranos

La realidad es que cuando un niño es demasiado sobrevalorado no significa que tenga mejor autoestima, la autoestima nada tiene que ver aquí. Aunque parece que la autoestima está hinchada, lo que aumenta es el ego y el narcisismo. Para que un niño tenga una buena autoestima necesitará calidez emocional de los padres y grandes dosis de realidad, donde si no es el mejor no pasa nada pero el esfuerzo es el mejor camino.

Un niño que se ha  convertido en narcisista pensará que merece un mejor trato, que es especial y que todo lo mejor es para él. Esto poco a poco irá convirtiendo al niño en un niño narcisista con las siguientes consecuencias:

- Se convertirá en un niño tirano.

- No sabrá respetar las normas ni los límites.

- No respetará a las personas.

- No tendrá empatía con los demás ni sabrá ponerse en el lugar del otro.

- Pensará que el camino del esfuerzo es absurdo, que los demás hagan sus obligaciones porque 'él lo merece'.

- Tendrá problemas para relacionarse porque la humildad y honestidad brillará por su ausencia.

- Serán niños con poca autoestima y demasiado ego.

- Tendrán una visión de la realidad totalmente distorsionada donde ellos son el centro del universo.

Como ves, las consecuencias de sobrevalorar a los hijos son demasiado negativas, por esto mismo lo mejor es valorar a los hijos en comportamiento y en actitud