El sentimiento de culpa después de castigar a los hijos

Cuando los padres nos sentimos culpables al educar a los hijos

Patricia FernándezRedactora de GuiaInfantil.com

Un modo de aprendizaje que se hereda generación tras generación es el de educar en la culpa; es decir, nos hacen sentir culpables por lo que habíamos hecho. Este es un modo de castigo rápido y muy arraigado del que es difícil desprenderse, a pesar de que tiene un trasfondo que a simple vista no vemos, que afecta a nuestra personalidad durante toda la vida.

Así como nosotros recibimos esta educación, seguimos impartiéndola, y cuando el comportamiento de nuestros hijos nos hace poner el grito en el cielo y nos bloquean racionalmente, nos lleva a tomar decisiones equivocadas, esas en las que uno apenas ha terminado de pronunciar las palabras ya se está arrepintiendo. Entonces es cuando la culpa se nos sube a la chepa y nos acompaña sin descanso.

Cómo manejar el sentimiento de culpa al educar a los hijos

La culpa cuando castigamos a los hijos

1- No hay que martirizarse, todos somos humanos y en un momento dado las cosas se nos pueden ir de las manos, así que, aunque es imprescindible asumir nuestros errores, e incluso pedir perdón a nuestros hijos (algo muy necesario si queremos que ellos aprendan a pedirlo), tampoco es necesario flagelarse a diario hasta desgarrarnos las carnes. 

2- Cuando nos hemos pasado con el castigo, ya sea físico o psicológico (ambos igualmente malignos para el desarrollo del niño), si es posible, debemos enmendar lo hecho, es decir, aflojar el castigo pero siempre explicando a nuestros hijos el porqué de esa decisión. No es volverse más blando, sino enseñarles que todos podemos cometer errores y que nosotros procuramos ser unos padres estupendos, pero que también somos humanos y, en muchas ocasiones, poseemos los mismos sentimientos de furia que ellos.

3- No hay que culpabilizar a los hijos de nuestras actuaciones con frases del tipo: “Me llevas a hacer estas cosas”, “te voy a dejar de querer si hacer eso”, porque entonces estaremos repitiendo los mismos errores que cometieron con nosotros, pero sí hacerles entender nuestra postura y fomentar la empatía con ellos, para así evitar el alejamiento que produce el castigo.

4- La culpa puede ser buena cuando nos hace no repetir los errores cometidos, cuando nos lleva a reflexionar sobre nuestros actos y a buscar nuevas alternativas y soluciones a los conflictos. Hay que resolver los conflictos con los niños, no a través del miedo del castigo o el abandono de los padres por no cumplir las normas, sino enseñarles a reflexionar y a conocer el porqué no deben de admitirse esas conductas. Cuando el niño es capaz de asimilar que su conducta conlleva un daño, es cuando realmente estará aprendiendo a respetar y no volverá a repetirla. 

5- La culpa, sin embargo debe durar en nuestra mente lo justo y necesario. Debemos ser conscientes de nuestras limitaciones como padres y cuando no nos veamos capaces de solucionar un conflicto, intentar aplacar los ánimos y reflexionar sobre qué decisión vamos a tomar al respecto.

Siempre hay que tener en cuenta de que se trata de educarles y corregirles, no de que sufran, ni tú tampoco. Así que la próxima vez intenta hacer varias respiraciones antes de tener que arrepentirte, y si no puedes, mira su lado bueno e intenta aprender de esa culpa. Es un método duro de aprendizaje, pero al fin y al cabo algo bueno tiene que tener.

Patricia Fernández. Redactora de Guiainfantil.com