Cómo ayudar a niños que se autolesionan

Por qué se hacen daño algunos niños y cómo actuar

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

La autolesión es cuando alguien provoca en sí mismo un daño o una lesión deliberada, esto puede ocurrir de manera regular o permanente. Por normal general un adulto o un niño que se hacen daño a sí mismo están sufriendo mucho dolor emocional que puede ser difícil de sobrellevar o incluso de entender. 

Algunos niños usan la autolesión como una salida emocional, donde intentan aliviar o controlar un dolor o confusión. La autolesión es a menudo un comportamiento secreto que se realiza en soledad. 

Por qué se autolesionan los niños

Niño con tirita

Los niños pueden autolesionarse para lidiar con dolor emocional, para tratar de manejar los sentimientos asociados como algunos cambios difíciles, como una forma de castigarse, para tratar de escapar de pensamientos no deseados, para intentar recuperar el control de su vida, para encajar con los compañeros y ser aceptado por algún grupo de iguales, para rebelarse contra la autoridad.

Es muy importante obtener la ayuda de un profesional cuando un niño se autolesiona de forma deliberada, pero aún resulta más importante tener una vida más sana y feliz. Si te sientes culpable puede parecer que sientas miedo y tu hijo no sentirá el apoyo y el respaldo que necesita para poder superar lo que le está afectando. 

Qué necesita aprender un niño que se autolesiona

Es necesario que a través del acercamiento se trabaje con los niños nuevas habilidades para manejar sus emociones y pensamientos negativos. También es posible construir sobre sus fortalezas, algo que tendrás que ser capaz de utilizar en todas las áreas de la vida. Un niño que se autolesiona tendrá que aprender a: 

- Lidiar con el estrés.

- Desarrollar habilidades para poder controlar los pensamientos autodestructivos.

- Aprender habilidades de relación positivos con los demás y con uno mismo.

- Potenciar la comunicación asertiva, la resolución de conflictos, la asertividad, aprender a resistir la presión del grupo y aprender a manejar las relaciones complicadas con los demás.

- Lidiar con sentimientos dolorosos y contundentes.

- Sustituir las autolesiones con otras estrategias de afrontamiento más positivas.

Los niños que se autolesionan necesitan ser escuchados, apoyados y comprendidos. Necesitan hablar de sus sentimientos y de los cambios que desean en su vida para poder encontrarse mejor. Debes ser la persona con la que más confianza sienta para poder hablar de cualquier cosa.

Qué necesitas hacer tú como padre o madre

Puede ser útil hablar y buscar apoyo de amigos y familiares porque pueden ayudar a crear soluciones creativas y reales a los problemas. Además a muchos niños les resulta más fácil hablar con personas externas al núcleo familiar.

Además como padre o madre puedes tratar de ayudar a tu hijo de las siguientes formas:

- Hablando con un profesional que te oriente en tus actuaciones.

- Lleva un diario para aprender a expresar de forma positiva tus sentimientos y enseña a tu hijo a hacer lo mismo.

- Anima a tu hijo a hacer ejercicio.

- Apunta a tu hijo a actividades que le gusten para poder expresarse emocionalmente como el baile o la música.

- Aprended juntos técnicas de relajación y/o meditación.