Cómo responder a las frases de los adolescentes

Consejos para comprender a nuestros hijos en la etapa de la adolescencia

Nano López RomeroCoach educativo

Todos recordamos haber escuchados frases a los mayores (las abuelas, las madres, las vecinas…) que por unas cosas o por otras se nos han quedado grabadas (¿Quién no ha oído aquello de 'tú que crees, ¿qué soy el Banco de España?' cuando pedía dinero?).

Muchas veces no nos damos cuenta de la importancia que tiene lo que escuchamos alrededor. Las costumbres son como carpetas con información que se graban en nuestro cerebro y las tenemos ahí para siempre de forma que nuestro ordenador central las utiliza cuando son necesarias.

Frases de adolescentes y frases de padres de adolescentes

NIña adolescente con padres de fondo 

Esto mismo sucede con aquellas frases que hemos escuchado a nuestros padres; cuando pasamos nosotros a ese momento de nuestra vida le damos la interpretación que se merece. Muchas de ellas forman parte de la sabiduría popular, de esa parte de la educación que vamos adquiriendo de forma subliminal y que luego nos es tan válida.

Muchos nos criamos escuchando frases como 'mientras vivas en esta casa harás lo que yo te diga' y diciendo otras como 'mis padres no me escuchan' o 'siempre estás en contra de lo que yo digo'.  Hay frases que decíamos cuando éramos adolescentes que vamos a escuchar ahora como padres. Esto es una gran ventaja ya que supone que conocemos algo porque ya lo hemos vivido, lo que nos permitirá utilizar correctamente  nuestras armas y empatizar con esa etapa tan complicada que es la adolescencia.

Qué sienten los adolescentes

Es importante que conectemos con cómo nos sentíamos cuando decíamos esas frases en nuestra etapa de adolescentes. Cerremos los ojos por uno segundos, repitamos una de esas frases y tratemos de sentir lo que sentíamos en ese momento… ¿Que ha pasado? ¿Verdad que volvemos a sentir esa emoción de incomprensión que sentíamos entonces?.

Nuestros padres no nos escuchaban, siempre querían llevar la razón, no entendían lo que era importante para nosotros. Muchos nos damos cuenta cuando somos adultos de que nuestros padres lo hicieron lo mejor que supieron, cogiendo lo mejor que les enseñaron. Cuando somos adolescentes sentimos que nuestros padres siempre están en contra de lo que decimos pero al llegar a la edad adulta podemos llegar a empatizar con lo que ellos sentían, con el miedo que podían sentir al enfrentarse a lo desconocido, a ese mundo que le planteaba un adolescente queriendo ser él mismo.

Porque ese es uno de los principales objetivos de los adolescentes: hacerse uno mismo, convertirse en esa persona que comete un error y aprende de él, que quiere descubrir por él mismo cosas nuevas, diferentes forma de hacerlo.

Consejos para mejorar la comunicación con los hijos adolescentes

Objetivo para los padres: escuchar, no discutir, comprender y aconsejar a nuestros hijos adolescentes.

1. Primero, tomemos consciencia de que escuchar es oír más interpretar. Lo que tenemos que aprender es a escuchar, de forma empática, que nos ayude a conectar con la emoción, estando atentos a lo que dice y siente nuestro hijo. Tenemos que ser pacientes y parafrasear lo que nos dice para confirmar que le hemos entendido. No olvidemos que para nosotros una de las cosas más complicadas es apagar nuestra radio interna; es el trabajo más difícil que debemos realizar.

2. Además, jamás debemos emitir juicios; hay que ser conscientes de que emitimos juicios constantemente, por lo que hay que tomar conciencia de ello.

3. Tampoco debemos discutir, hay que dejar de interrumpir asumiendo que sabemos lo que el otro nos va a decir porque así nos pondríamos a su altura, estaríamos poniendo nuestro poder sobre él. 

4. Es importante confirmar que lo que hemos entendido tiene que ver con lo que ellos sienten y, por último, preguntar siempre si quieren nuestro consejo y ayuda desde nuestra experiencia.