La forma de ser de tu hijo según los rasgos de su cara

Cómo es la personalidad del niño dependiendo de su rostro

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Dicen que el rostro también puede hablar de nuestra personalidad. Y también, como no, los rasgos de tu hijo. O al menos, eso es lo que afirman numerosas teorías. 

El tamaño de la nariz de tu hijo, la forma de las orejas o la de los ojos, nos ofrece una valiosísima información sobre su personalidad

Cómo es la personalidad del niño según sus ojos

Niña con lupa en el ojo

Los ojos son, sin duda, el rasgo más importante en el rostro de tu hijo. No sólo el color, sino el tamaño y la expresividad, nos dicen muchas cosas acerca de su carácter y personalidad. 

1. Ojos muy separados: Si tiene los ojos muy separados, tu hijo quizás tenga problemas para concentrarse. Y también puede sufrir algún que otro dolor de cabeza.

2. Ojos muy juntos: Si en cambio tiene los ojos demasiado juntos, no será muy observador. Más bien, despistado, y con menos predisposición hacia las artes creativas.

3. Ojos muy grandes y expresivos: Ojos grandes, abiertos, iris grande y expresión muy viva... tu hijo es muy sincero y además tiene una gran sensibilidad. Seguramente desarrolle alguna habilidad artística: pintar, escribir, cantar... 

4. Ojos muy pequeños: Es una característica de niños que parece que nunca escuchan lo que se les dice. Son rebeldes y les cuesta expresar lo que sienten. Pero eso sí… ¡son muy astutos!

5. Ojos ascendentes: Son niños muy curiosos, que necesitan obtener mucha información.  Debes cuidar bien lo que dices en su presencia. Recuerda que es muy sensible, y una palabra le puede hacer mucho más daño del que piensas.

6. Ojos y párpados caídos: Tu hijo se exige mucho. Tanto, que a menudo se sentirá frustrado. Lo bueno es que es tan perfeccionista, que si brilla en algo y canaliza bien sus frustraciones, podrá ser el mejor. Pero tiene un defecto: le cuesta expresar sus sentimientos.  Es una mirada típica de personas introvertidas y con un profundo mundo interior. Mima su autoestima. Estos niños suelen tenerla muy baja. Dile que confías en él constantemente.

7. Ojos saltones: Son niños muy espontáneos y extrovertidos.  Su defecto: que a menudo olvidan cuidar su interior y pueden caer en lo superfluo. 

8. Ojos hundidos: Son niños que se protegen y que necesitan sentirse protegidos. Son tímidos e introvertidos. 

Las cejas, que enmarcan la mirada, también puede decir muchas cosas de tu hijo: 

1. Cejas muy juntas: Es perseverante, tozudo. Quiere hacerlo él sólo y demostrarse a sí mismo que lo puede lograr. ¡Eso es fantástico! Por si eso fuera poco, tiene un gran poder de concentración. Deja que experimente y pruebe por sí mismo, y dale ánimos constantemente. Felicítale cuando lo logre. Lo malo es que muchas veces no lo logrará, y se sentirá frustrado. Ahí estás tú para apoyarle.

2. Cejas muy separadas: Son propias de niños con dificultad para concentrarse pero que tienen una gran intuición.

La personalidad del niño según sus orejas, nariz, boca y barbilla

1. Orejas Pegaditas: Son niños con una gran sensibilidad auditiva. Es decir, que saben escuchar a los demás, aunque a veces no se saben escuchar a ellos mismos. Nunca discutas delante de él, y mide bien las palabras que utilizas. Todo se lo toma a pecho, es muy aprensivo. Y de vez en cuando, dile que intente escucharse a sí mismo. 

2. Orejas separadas: Tu hijo es un líder. Se conoce a sí mismo tanto, que desprende un gran halo de seguridad. Tiene un gran poder para convencer a los demás. No olvides establecer unas normas y unos límites muy claros. Se estricto pero déjale libertad para que pueda desarrollar su liderazgo.  Es decir, deja que tome la iniciativa en algunas cosas.

3. Una línea muy marcada bajo el labio inferior:  También es muy típico de niños muy perfeccionistas. No le exijas demasiado. Ya lo hace él por ti.

4. Barbilla partida:  Seguro que a tu hijo le encantan los juegos en equipo, y eso es porque necesita sentirse valorado constantemente. Busca sus habilidades y poténcialas. Verás como se siente bien consigo mismo. 

5. Barbilla puntiaguda: Es típico de los niños dominantes que intentan imponerse. Muy propensos a los berrinches y pataletas. Consejo: Deja muy claros los límites y las normas. Y tendrás que trabajar más con él el valor de la paciencia. 

6. Nariz chata: son niños que necesitan mucho cariño. 

7. Nariz que sobresale, grande: implica generosidad, ternura y mucho afecto. 

Vídeo explicativo de la personalidad del niño según sus rasgos