Niños que molestan y fastidian a otros

Cómo educar a los niños 'chinchones' con los demás

Borja QuiciosPsicólogo educativo

Algunas veces los hijos pueden ser molestos. Sobre los 4 o 5 años fastidiar o chinchar a los demás son actos que les producen una sensación de poder. El niño hace lo que se le va ocurriendo y así siente que controla la situación, lo que le satisface.

Cuando este comportamiento es esporádico no tenemos por qué preocuparnos. Pero cuando se dedica reiteradamente a gritar y quejarse, llorar, fastidiar a sus hermanos, chinchar a otros niños, o incluso molestar a los animales e insectos puede haber un problema.

Por qué algunos niños son tan 'chinchones'

Niño chincha a otro enseñando un regalo

Actúan así no porque sean malos o crueles, sino porque hasta los 6 o 7 años aproximadamente, los niños no saben ponerse en la piel de los demás, ni entienden lo que pueden causar con sus desprecios.

Si nuestro hijo se comporta de alguna de estas maneras no debemos alarmarnos. Podemos hacer mucho para que se convierta en un niño respetuoso y deje de molestar.

Qué hacer cuando mi hijo molesta a otros niños

Muchas veces los niños que molestan a los compañeros lo hacen para evitar ser molestados, para llamar la atención de los demás, para descargar frustraciones que tiene en casa o tiene características personales que lo hacen menos tolerante. Por eso, debemos actuar en casa, porque aunque parezca un problema educacional donde podemos echarle la culpa al colegio, hay veces que el problema no se origina allí sino en el hogar. Pero, ¿cómo actuar?

1. Observarlo: el niño manifiesta cambios o dificultades en otras áreas de su vida y no nos damos cuenta. Observándolo es probable que lleguemos a la raíz del problema.

2. No juzgarlos: una comunicación clara y cercana será muy útil, mientras que una conversación llena de reproches o castigos no conseguirán lo que se busca, ya que estos últimos generan rabia y con ello el efecto contrario.

3. Acompañar emocionalmente: interesarse por sus temas y estar disponibles para compartir con ellos a la hora que lleguemos a casa.

4. Fijarle unos límites.

5. Ofrecerle opciones.

6. Tener paciencia.

7. Comunicación con la escuela: pedir al profesor o profesora que nos informe de cómo va el niño para tener una visión de los avances o retrocesos de nuestros hijos.

Qué pasa cuando mi hijo fastidia a su hermano 

En muchas ocasiones los hermanos tienen tendencia a molestarse. Generalmente lo hacen sin intención, pero hay niños que sí lo hacen con el propósito de fastidiar al otro. Esto puede afectar a los padres y madres que deben mediar en el conflicto.

Se pueden emplear diferentes estrategias para identificar cuál de los dos está molestando al otro:

- Descubre porqué se molestan entre sí. Casi siempre hay una razón que lo explica. Piensa en las situaciones durante las que los niños se molestan entre sí con mayor frecuencia para poder saber la razón.

- Cuando entran a mediar los padres, los niños suelen culparse el uno al otro. Investiga bien ya que no siempre 'la culpa' es del mismo.

- Dar a cada niño un espacio y algo en lo que ocupar su tiempo. En ocasiones solo se molestan por puro aburrimiento.

Qué hacer si el niño molesta a los animales

- Hacerle saber que los perros, gatos y cualquier animal tienen sentimientos y sufren si les hace daño. Explícale cómo debe acercarse a ellos y tratarlos.

- Enséñale para qué sirven y cómo debe actuar con los insectos (puede tener gusanos de seda, por ejemplo).

- Dale ejemplo. Si tú respetas a los animales, él también lo hará.

Si vemos que estas conductas se repiten o no cesan en el tiempo debemos consultar con un especialista. Un psicólogo que pueda orientarnos y ayudar a nuestro hijo.