Por qué hay niños que se chupan el dedo

Las razones de la costumbre de chuparse del dedo de los niños

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Para muchos bebés, es un acto muy normal chuparse el dedo desde prácticamente el momento de nacer hasta los primeros años de infancia. Muchas veces esto puede suplirse con la utilización de un chupete, aunque hay niños que prefieren chuparse el dedo . Te explicamos por qué lo hacen.

5 razones de los niños para chuparse el dedo

Por qué los niños se chupan el dedo

1. Succión por acto reflejo: Para muchos niños, el acto de chuparse el dedo no es más que un reflejo. Algunos bebés realizan esta succión, que después puede sustituirse con el chupete, desde el vientre materno, algo que puede verse incluso en las ecografías cuando el embarazo está avanzado. Una vez que nacen, la succión del dedo continúa siendo un acto reflejo natural hasta que llegan a los tres o cuatro años, que ya es un proceso que se ha convertido en un hábito. 

2. Como búsqueda de alimento: Aunque es evidente que chupar el dedo no va a aportar nutrientes al organismo del niño, muchos llevan a cabo esta acción cuando se sienten hambrientos, como un proceso calmante que sacia de forma momentánea la sensación de tener ganas de comer

3. Efecto calmante: Si el niño sufre un episodio de estrés, o simplemente quiere relajarse, o tiene dolor en la zona de la boca cuando le están saliendo los dientes, chuparse el dedo puede ser un bálsamo muy reconfortante. Los niños se llevan el dedo a la boca para sentirse bien y esto puede simbolizar un acto de intimidad en el que sienten seguridad

4. Por aburrimiento: Para algunos niños, además de un proceso de conducta adquirida, chuparse el dedo es una actividad más, que llevan a cabo en un momento de tiempo libre y relajación o cuando están aburridos, por lo que los padres que no quieran que su hijo se lleve el dedo a la boca deberán estar atentos a plantearle otras actividades cuando detecten que va a hacerlo. 

5. Para conciliar el sueño: Muchos niños no se chupan el dedo en todo el día hasta que no llega la noche, lo que quiere decir que han establecido esta conducta para poder irse a dormir. Conciliar el sueño puede ser difícil para bebés y niños en la primera infancia, y muchos de ellos encuentran satisfacción en chuparse su propio dedo para conseguir una relajación total y un sonido interior que les haga quedarse plácidamente dormidos