Qué pueden hacer los padres cuando los hijos se pelean

Cómo deben reaccionar los padres ante las peleas de los hijos

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

A ningún padre le gusta que sus hijos se peleen aunque parece que es algo casi inevitable y que ocurre siempre y en todas las familias. Pero dependerá de tu reacción ante esta pelea el que tus hijos sigan haciéndolo o vaya disminuyendo con el tiempo, así mismo tu reacción ante la pelea les ayudará a tomar ejemplo de una buena actitud o todo lo contrario. Por ejemplo, no puedes decirle a tu hijo que no pegue a su hermano si le apartas y le pegas tú en el culo, ¿qué ejemplo le estarías dando? Que pegar está bien y que es cómo se resuelven los conflictos.

Pero es muy importante que los padres sepan cómo deben actuar y sobre todo, cómo se debe intervenir en estos casos para que los hijos aprendan un buen comportamiento. A continuación vas a encontrar algunas pautas para que sepas qué hacer cuando tus hijos se pelean.

6 consejos para controlar las peleas de los hijos

Madre alterada ante peleas infantiles

Aquí van unos consejos para padres que pueden terminar desesperados ante las repetitivas peleas de sus hijos:

1. Mantener la calma. Una de las cosas más importantes que puedes hacer para intervenir en una pelea es controlar tus emociones y mantener la calma. Los niños necesitan experimentar con la reacción de sus padres en los sentimientos negativos, si eres capaz de mantener la calma y tranquilizar a tus hijos, con el tiempo aprenderán a mantener la calma por ellos mismos, algo que es fundamental para aprender a manejar y entender los sentimientos.

2. No te preocupes de por quién empezó la pelea. Se deben tratar de igual manera cuando se entretiene una pelea.

3. Modelo de civismo en el hogar. Hay que dejar claro a los niños que la regla principal en casa es que unos a otros os tratáis con amabilidad y respeto. Si hay gritos y se están haciendo daño no es respetuoso y no se puede permitir. Necesitarán tiempo para calmarse.

4. Crear reglas para jugar. Si ellos piden seguir jugando se les advierte que si tienes que intervenir de nuevo, serán separados sin juego durante un tiempo.

5. Enseñar habilidades de negociación. Las habilidades de negociación y las habilidades sociales son muy importantes para el desarrollo infantil pero también para evitar las peleas entre hermanos. Si tus hijos quieren jugar juntos pero no saben solucionar los conflictos tu trabajo es enseñarles a hacerlo.

6. Deja que se calmen si están nerviosos. Si los niños están demasiado molestos como para poder resolver cualquier conflicto, es mejor dejarles un tiempo de espacio personal hasta que se calmen y después volver a tratar el tema. Es mejor escuchar a cada niño su versión pero si uno está demasiado enfadado y uno dice cosas malas del otro, se les separa temporalmente y se les hace ver que necesitan calmarse antes de resolver el conflicto con respeto.

Es muy importante sobre todo, tratar la empatía para resolver los conflictos y basarse en las emociones de unos y otros, buscando soluciones sin fijarse demasiado en el culpable o el problema.