Ventajas e inconvenientes de los campamentos en inglés para niños

En qué fallan los campamentos para aprender un idioma

Celia GarabayaEducadora

Los campamentos en inglés para niños, se han convertido en la opción más elegida para potenciar el aprendizaje del inglés en los niños. Es cierto que están dando muy buenos resultados en el aprendizaje otro idioma desde los 7 años de edad. Aunque evidentemente no son perfectos.

Vamos a ver algunas de las ventajas e inconvenientes más comunes que nos encontramos cuando enviamos a los niños a un campamento de inmersión al inglés.

Lo bueno y lo malo de los campamentos de idiomas

Lo bueno y lo malo de los campamentos de inglés

La inmersión: Es uno de los puntos más complicados de conseguir en los campamentos en inglés para niños. Una de las premisas de este tipo de campamentos, es conseguir que el niño desde que se sube al autobús, esté inmerso en un ambiente en inglés y natural. Para ello, los campamentos cuentan con monitores nativos que tienen la orden de hablar en inglés el máximo tiempo posible. Algo que suelen realizar a la perfección.

El mayor problema lo encontramos en los propios niños que acuden al campamento. Niños desde 7 años de edad que no cuentan con un nivel en inglés suficiente para poder mantener una conversación. Lo que hace que por mucho que los monitores lo intenten la gran mayoría del tiempo los niños se comunicarán entre ellos en español. Es uno de los puntos que aún no se ha conseguido solucionar e igualar a la experiencia en una familia en el extranjero como un intercambio.

Para solucionar este inconveniente, lo ideal es que los niños estén en grupos de muy pocos niños, además cada grupo deberá tener un monitor nativo en inglés, que pasará la mayor parte del campamento con los niños. Otro punto importante es que los niños estén separados según los diferentes niveles en el idioma. Esto evitará que algún niño se frustre por su nivel y se bloquee durante el aprendizaje del inglés.

El tiempo: El aprendizaje del inglés lleva mucho tiempo. Aunque la baja edad, acelera el proceso y lo facilita. Debemos dedicarle mucho tiempo. Por lo general los campamentos de verano en inglés duran entre 15 días y 1 mes. Tiempo suficiente para que el niño coja oído y soltura al hablar en inglés. Aunque si cuando el niño vuelve del campamento nos olvidamos y lo dejamos. El niño perderá todo lo que ha conseguido. El aprender un idioma es una carrera de larga distancia en la que la constancia es fundamental. Y el campamento es un complemento que dotará al niño de otro tipo de cualidades frente al inglés que aprende en el día a día en el colegio.

A pesar de estos inconvenientes. Los campamentos de verano en inglés para niños, son una buena elección para las vacaciones. Ya que para el niño se trata de una actividad lúdica y si elegimos bien el campamento, puede conseguir grandes avances en su nivel de inglés.

Celia Garabaya, colaboradora de GuiaInfantil.com 

Celia Garabaya
Técnico Superior en Educación Infantil
Infant massage instructor by IAIM (Educadora en masaje infantil) 
Directora pedagógica en British Bubbles
Colaboradora de GuiaInfantil.com