10 juegos caseros para aprender a sumar y restar

Trucos con juegos para que los niños aprendan a sumar y restar

La enseñanza de las matemáticas va más allá de la escuela. Los padres pueden demostrar con juegos simples y divertidos que las matemáticas están en todas partes. Lo primero es tener una actitud positiva frente a ellas. Lo segundo, ver en los elementos cotidianos una oportunidad para hacer operaciones simples como sumar y restar.

Juegos para que tu niño aprenda a sumar y restar

Mamayninasumando

1. Matemáticas en la calle: Para despertar interés al niño por las matemáticas se puede comenzar por enseñarle a reconocer los números de las casas y las placas de los autos y pedirle que los lea en voz alta. También se le puede enseñar a sumar, por ejemplo autos estacionados, perritos, señales de tránsito, etc.

2. En el parque: preguntarle cuántos columpios hay, cuántos niños y una idea fácil: decirle que cuente piedritas, hacer unos orificios en la tierra o llevar unos vasos para que comience a agruparlos y así empiece a sumar y restar.

3. Frijoles, pinzas, botones o cereales: con cualquier elemento de este tipo que se tenga en la casa, que sea sólido, que haya muchos de ellos se pueden realizar juegos para enseñarle a contar y luego a sumar y restar.

4. Manos de cartulina: coger un papel de color, recortar la forma de las dos manos y pegarlas sobre un papel blanco dejando los dedos despegados. Los dedos se suben y se bajan según la operación que se va a realizar. Debajo de las manos se escriben los resultados de las sumas y restas de los dedos. 

5. Caja de huevos: para este juegos necesitaremos cajas grandes y unos botones. Se puede pintar de blanco o dejarla tal cual. Con un marcador se escriben los números en orden afuera de cada orificio. Marcar así toda la caja. Se le pide al niño que vaya echando en cada hueco el número de botones que corresponde, así ya estará sumando. Poner un recipiente pequeño al lado derecho de cada fila. Pedirle que saque los botones de los huecos de esa fila y los deposite. Luego que los cuente. Ahí estará sumando de nuevo. 

6. Máquina de sumas: en Guiainfantil.com ya te enseñamos cómo se hace esta máquina. Se debe tener un cartón para el tablero, dos tubos de papel de cocina, tapas de gaseosa, marcador, un recipiente y post it. Armar el tablero con los dos tubos pegados de manera vertical, en dos post it dibujar los dos números a sumar y pegarlos, a cada uno le corresponde un tubo, y dibujar entre ellos el signo sumar. El niño deberá depositar el número de tapas en el tubo que dice el pos it y en el recipiente caerán las tapas. El niño debe contarlas y decir el resultado.

7. Elementos de colores: por ejemplo las tapas de gaseosa, los cubiertos de plástico, vasos, etc. Sacar sólo 10 inicialmente y pedirle al niño que los agrupe por color, luego que cuente el número de elementos en cada grupo, jugar a quitar y poner y se comenzarán a dar las operaciones. 

8.  Golosinas: galletas, ponqués, cereales de colores. Poner 5 inicialmente, pedirle al niño que las cuente, luego que se coma una, que las vuelva a contar, que se coma otra y así realizará restas

9. Pinzas de ropa: comprar tarjetas con los números o hacer unas en casa y tener tarjetas para los signos sumar, restar e igual y una tarjeta en blanco. Si las pinzas son de madera, se pueden pintar de colores con marcador. El niño debe pegar en cada tarjeta el número de pinzas que corresponda. Luego poner una tarjeta con sus pinzas, al lado el signo sumar, y la otra tarjeta con sus pinzas del otro lado. Por ejemplo: 3 +2, una tarjeta tendrá 3 pinzas y la otra 2. Pedirle que retire las pinzas de ambas tarjetas y todas las ponga en la tarjeta en blanco y que las cuente y diga el resultado, para el ejemplo deben quedar en la tarjeta 5 pinzas. Se puede hacer también restando.

10. Ábaco: cón él se pueden realizar muchos juegos. Sirve para que el niño comience a contar, a agrupar y a realizar asociaciones. Por ejemplo, si ya sabe contar se le puede pedir que junte 20 bolitas y luego que a esas les quite 5. Las debe volver a contar y decir el resultado. Así de fácil ya hizo una suma y después una resta. 

Lo puedes entusiasmar a inventarse sus propios juegos, se les ocurrirán cosas maravillosas.