Juegos adaptados para niños con discapacidad motriz

Juegos según el tipo de discapacidad motriz que tenga el niño

Vanessa FuentesPsicóloga

El juego tiene un papel fundamental en el desarrollo de los niños pero, aún más si cabe en los infantes con necesidades funcionales. Puesto que además de representar una vía de aprendizaje socio-educativo, son herramienta eficaz de estimulación psicomotriz para la mejora en su desarrollo.

Numerosos estudios científicos manifiestan que el juego infantil facilita el desarrollo creativo y la personalidad del niño. Como bien decía Piaget los infantes aprenden mediante la experiencia y la exploración creada a través del juego y los juguetes.

El juego para niños con discapacidad motriz

Niña en silla de ruedas

 

Pero cuando hablamos de niños con algún tipo de discapacidad física, el juego puede convertirse en terapéutico, dado que representa un canal multisensorial que les beneficia a nivel:

- Motor: estimulando el movimiento, mediante juegos de construcciones e interactivos, lo cuales faciliten gatear, voltear, etc...

- Sensorial: ejercitando el desenvolvimiento viso-espacial y auditivo a través de la identificación de objetos y sonidos.

- Cognitivo: descubriendo formas, colores y conceptos.

- Social: mediante el juego colaborativo o grupal donde se crean interacciones entre iguales.

- Emocional: todo ello fomenta la autoestima del niño puesto que encuentra en el juego o juguete un lazo común entre sus iguales con o sin discapacidad.

Cómo elegir un juguete para un niño con discapacidad física

Pero para ello debemos tener presente una serie de consejos generales para la selección y adaptación de juguetes para niños y niñas con discapacidad física:

1. Haciendo énfasis en ese punto en común que subyace del juego infantil, es de vital importancia que el diseño de los juguetes sea 'diseño para todos', de forma que los niños/as con y sin discapacidad puedan utilizar los mismos juegos en similares condiciones o conjuntamente.

2. Es importante elegir juguetes versátiles que permitan varias formas de interacción y a los que se les puedan cambiar las reglas. De esta manera será más fácil adaptar la propuesta lúdica del juguete a las características de cada caso.

3. Del mismo modo, los materiales de juego que se utilicen deben estar adecuados a su edad, aunque estos se encuentren en una etapa de desarrollo diferente a su edad.

4. A su vez,  si el infante presenta dificultades motoras severas, los juguetes deben adaptarse al tamaño y tacto para una mejor manipulación, ayudándose en su adaptación con ayudas técnicas, las cuales muchas veces facilitan el acceso a los juguetes.

Como sabemos, hay unas normas de seguridad para la fabricación de los juguetes,  con lo cual debemos asegurarnos de que las adaptaciones que hagamos no generen peligros en el juguete para el niño. Por eso es importante consultar siempre con un especialista.

Los beneficios del juego para los niños con discapacidad

Como vemos, el juego y los juguetes aportan a los niños con discapacidad física múltiples beneficios, siempre y cuando éstos estén adaptados a sus necesidades tanto físicas como de desarrollo psicosocial. El juego y los juguetes, como sabemos, son un derecho y un deber a la vez en el caso de la discapacidad física, puesto que aparte de significar una vía facilitadora de inclusión con el resto de niños, también puede representar una potente herramienta rehabilitadora ante los diferentes déficit físicos dados de la diversidad funcional que presenta cada niño.