Los juegos de rol para los niños

Cómo saber si son positivos los juegos de rol para los hijos

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

A priori, puede que pensar en un juego de rol no nos resulte algo positivo, y desde luego impensable para niños. Sin embargo, lejos de lo que pueda parecer, los juegos de rol son interesantes y beneficiosos para los pequeños de la casa, ya que ayudan a que discurran y consigan meterse en la piel de otros personajes.

Además, también contribuyen a la empatía y a generarles esa capacidad de imaginar las situaciones que siente otro desde su perspectiva. Por ello, es necesario saber qué son los juegos de rol y qué beneficios guardan.

Qué son los juegos de rol para niños y sus beneficios

Niña con bolsas

Los juegos de rol son aquellos en los que se expone una temática concreta  y los personajes o actitudes que debe adoptar cada participante. En una actividad de este tipo, cada una de las personas que forman parte tendrán que representar un papel determinado o hacerse pasar por una persona para representar su papel.

De forma general, todas las personas que forman parte de la historia deben seguir un guión determinado que les da quien adopta la figura del narrador o guía, aunque también se le llama árbitro. Este será el que mande a los demás lo que deben hacer. 

Los beneficios de los juegos de rol para niños son de lo más variados. La empatía es el primero de ellos, ya que consiguen ponerse en el lugar de otra persona interpretando sus sensaciones y movimientos. También por supuesto tenemos que resaltar la imaginación a la hora de elaborar cada personaje, y también la interacción en grupo, que les ayudará a saber integrarse, ser sociables y aprender a compartir.

Tipos de juegos de rol para niños

Aunque muchos juegos de rol para adultos se establecen a partir de un tablero, los que son para niños pueden prescindir de él y simplemente conformar la historia a través de distintos temas. 

- Recreación histórica: Con un tipo de juego de rol en el que cada niño encarna a un personaje histórico, si además pueden disfrazarse al más puro estilo teatral, les servirá no sólo para vestirse e interpretar personajes, sino para entender partes de la trama con fines didácticos.

- Juego de rol detectivesco: Al más puro estilo Sherlock Holmes, el juego de rol puede ir enfocado a resolver un entuerto guiado por el narrador de la trama, donde a través de pistas los niños descubran al malhechor. De esta manera los niños encontrarán estimulación en la historia. 

- Conquista de animales: Los personajes de un juego de rol no tienen por qué ser humanos. En cuanto la imaginación está al poder, las posibilidades son infinitas: elefantes, jirafas, leones, o ¿por qué no dragones? La historia debe tener un sentido, y que cada personaje tenga claro por qué llevarlo a cabo.