Juegos y juguetes para estimular a los niños en su primera infancia

Cómo elegir juguetes adecuados para niños de 0 a 6 años de edad

Silvia Álava SordoPsicóloga

Los juguetes además de ser una medio de distracción y de entretenimiento para los niños, bien utilizados sirven para estimularos y favorecen muchos procesos de aprendizaje. Los primeros seis años de vida de desarrollo del niño, son fundamentales, y es la edad donde más atención tenemos que poner en la estimulación que recibe nuestro hijo. 

En estos años, cuando hablamos de estimular al niño, no nos referimos sólo a la importancia de la educación reglada, sino que hay una parte importantísima que podemos realizarla a través del juego

6 juguetes y juegos para la estimulación del bebé

NIña bebé juega

La elección de los juguetes irá muy acorde a la edad del niño, pues según va creciendo, no solo cambian sus gustos, si no que se adquieren toda una serie de habilidades y destrezas que harán que puedan jugar con juguetes más sofisticados. 

Desde nuestra experiencia en el ámbito de la psicología infantil, observamos la importancia del juego en edades tempranas en los niños. Es por eso que se aconsejan juegos para estimular a los más pequeños, como:

1. Los apilables: Con los que se trabaja la motricidad fina y la coordinación óculo-manual, (también hay apilables con rosca para los más pequeños…) 

2. Los encajables: De formas geométricas o animales, con los que además de trabajar coordinación visomanual, y destrezas finas, se trabaja la memoria de formas, y los niños aprenden la dinámica del puzzle, juego completísimo y junto con las construcciones, importantísimo en el juego de los niños. En esta gama de juguetes, existe una gran variedad, elijámoslos en función de la edad y de los gustos del niño. Cuando juguemos con construcciones, es bueno, favorecer tanto que el niño realice su propia construcción, fomentando su creatividad, como que copie un modelo, bien de los que nos trae la propia caja, o el que le realice el adulto que está con él.

3. Marionetas: Con los bebés el uso de marionetas nos servirá para estimular de forma divertida a los niños, sentidos de la vista, del tacto… y cuando sean un poco más mayores ellos mismos podrán jugar con ellas, bien a reproducir una historia, crear sus propios cuentos… 

4. Juguetes sonoros: Los colores, los sonidos y las apariencias son fundamentales en los juguetes, los colores llamativos sirven para atraer la atención del niño, que los seleccione y empiece a jugar con ellos. Las diferentes texturas y la introducción de sonidos estimulan los sentidos de la vista el tacto y el oído, y favorecen el aprendizaje asociativo. 

5. Los juegos de plastilina, los recortables, vestir y desvestir muñecos: Son buenos para trabajar las destrezas finas, además de la paciencia del niño. 

6. Juguetes tradicionales: En este rango de edad, los juguetes tradicionales son importantísimos para favorecer una correcta estimulación en el niño. Los niños están inmersos en mundo tecnológico, por eso, no podemos pretender que no tengan juegos tecnológicos, pero si regular su uso. No olvidemos la importancia y las bondades que tienen los juguetes tradicionales en el niño y como éstos fomentan unos procesos de aprendizaje que no realizan los videojuegos. 

Consejos para elegir juguetes de los niños

- No olvidemos que jugar es divertirse, y lo primero de todo, al niño el juguete le tiene que parecer divertido y entretenido;  por lo que puede escoger jugar a lo que él quiera. Si un niño quiere jugar con una muñeca, o una niña con un camión, dejémosles y no favorezcamos en ellos prejuicios sexistas. Cada niño puede jugar con el juguete que elija. No obstante,  sí que es verdad, que a pesar de las diferencias individuales, las niñas suelen pasar por una etapa, de 'todo rosa, muñecas y princesas', y los niños de 'coches y camiones'. 

- Jugar, también es compartir. Cuando los niños juegan con más niños, previamente al juego, tendrán que negociar entre todos a qué van a jugar, cómo jugar, cuáles son las normas del juego… En este proceso implicamos procesos atencionales, de negociación, y de aceptación de unas normas y unas reglas previamente pautadas y aceptadas por el grupo, un aprendizaje muy valioso para su futuro. Compartir los juguetes es un aprendizaje básico sobre todo cuando los niños tienen hermanos. Los hermanos  tienen que aprender a estar juntos y a no pelearse, les quedan muchos años de convivencia y de compartir, así que cuanto antes aprendan mejor. Los padres pueden favorecer ese aprendizaje. Por eso les tendremos que explicar que tienen que compartir el juguete, que no se pueden pelear, y que tienen que  aprender a compartir y arreglar las cosas ellos solos. 

- Estableceremos el momento de entrada de los padres en escena cuando empiecen a gritar a pegarse o a insultar. Entonces, hay que hacer un rápido análisis de la situación y valorar qué consecuencias se establecerán. Cuando los niños son pequeños basta con decirles que vamos a estar cinco minutos sin el juguete por el que comenzó la discordia. Cuando hayan pasado los cinco minutos establecidos, les dejamos que reinicien el juego que estaban realizando, para darles la oportunidad de compartir y estar juntos.