Juguetes para que los niños aprendan jugando

¿Cómo deben ser los juguetes según la edad de los niños?

Los niños aprenden jugando y, por este motivo, es necesario que los juguetes permitan a los niños desarrollar sus propias facultades y promover el deseo de experimentar. Los juguetes sofisticados que practicamente lo dan todo hecho limitan esta capacidad de desarollo que necesitan los niños.

Para ayudar a los padres en la elección de juguetes para sus hijos, conviene tener en cuenta los consejos que la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomienda.

Juguetes para niños menores de un año

Juguetes para cada edad

Los niños menores de un año aprenden explorándolo todo y para jugar no sólo utilizan las manos y los ojos, sino también la boca. Por ello, aunque no necesitan demasiados juguetes, éstos deben cumplir unos requisitos fundamentales:

1. No deben tener aristas cortantes, ni ángulos puntiagudos ni estar fabricados con materiales tóxicos.
2. Deben ser fáciles de limpiar o lavar. 
3. Respecto a su tamaño y el de sus partes pequeñas o sueltas, desde la AEP (Asociación Española de Pediatría) conviene que sean lo suficientemente grandes para impedir que se atraganten al introducírselos en la boca, nariz u oídos. Esta advertencia va un poco más allá, ya que conviene pensar también con las cosas de su entorno, incluidos los juguetes de sus hermanos mayores.
4. Los juguetes deben ser de plástico, tela, goma o madera, fáciles de abarcar para sus manos pequeñas, que se puedan chupar y morder; lanzar y pedir; voltear y cambiar de mano.
5. El niño necesita a una persona que juegue con él, que le mire y le hable. Es muy importante para favorecer la maduración del lenguaje y la sociabilidad.

Juguetes para niños a partir de dos años

A esta edad. los niños ya son capaces de armar cosas (bloques de madera de distintos colores, formas y tamaños) y este puede ser el momento de aprovechar y buscar juguetes para jugar con ellos.

1. Juguetes de construcción. Con piezas todavía grandes para afianzar su coordinación.
2. Rompecabezas. Sirven para entrenar la memoria y la agilidad mental de los niños.
3. Juguetes de arrastre. Mejorar la psicomotricidad y la agilidad de movimientos al andar y correr.

Juguetes para niños a partir de los tres años

A partir de los 3 ó 4 añoslos niños desarrollan la coordinación motriz fina y comienzan a ser creativos en sus juegos e historias. 

1. Pizarras y estuches de pinturas. Los juegos de dibujar y colorear empiezan a adquirir importancia en esta etapa porque dan rienda suelta a su imaginación y trabajan la destreza.
2. Juegos de imitación. Resultan participativos y permiten a los niños recrear situaciones de la vida cotidiana: médico, peluquera, bombero, tendera, músico, camarero...
3. Juegos de normas. En la etapa escolar, son muy adecuados los juegos que requieren normas y otros jugadores, para que lo niños empiecen a jugar en equipo, a relacionarse y aprendan a perder y ganar, a desarrollar razonamientos mentales y a pensar más allá de la jugada inmediata.
4. Cuentos y libros. Un lector no nace, se hace. Hay que estimular la lectura con cuentos y narraciones que sean del gusto de los niños, sobre todo, al principio.
5. Juguetes electrónicos. Sirven para que los niños adquieran habilidades útiles, ya que la informática y el mundo virtual ocupan grandes áreas en casi todas las profesiones en la vida actual. Desde la AEPap (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria) se advierte que la única objeción que se les debe poner es el tiempo que consumen, puesto que atrapan la atención de forma importante. No hay ningún inconveniente en disponer de ese tipo de juguetes, siempre y cuando se limite el tiempo empleado en su disfrute.