Juegos para mejorar la comprensión lectora de los niños

Trucos para conseguir que los niños entiendan lo que están leyendo

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

Cuando un niño tiene la capacidad de entender bien lo que ha leído, decimos que tiene buena comprensión lectora. Pero hay veces que no saben explicar lo que han leído porque no lo han entendido.

El hábito de la lectura hará que aumente su vocabulario, aprenda ortografía, tenga curiosidad por aprender nuevos conceptos, y todo junto le llevará a tener una mayor comprensión lectora tan importante a la hora de estudiar.

Juego infantil para mejorar la comprensión lectora

Conejitos

Para que los niños comprendan bien un cuento lo mejor es escenificarlo (elegiremos uno siempre de acuerdo a su edad). He elegido una de mis poesías infantiles titulada 'El conejito que quería jugar'.  

1. Haremos unas pegatinas con los conejos dibujados (arriba tenéis unas plantillas para recortar, pero siempre podéis dibujar vuestro propios conejitos).

2. Ellos mismos elegirán su pegatina (tapada) sin que puedan ver el personaje elegido hasta después de leer el poema. En caso de que el número de niños sea mayor, o queramos realizar el juego en el aula, haremos grupos de cuatro y habrá pegatinas para todos. Si el número de niños fuera impar, uno hará de narrador. Siempre elegiremos un juego en el que forzosamente se necesiten más de dos niños para poder jugar. Muy importante es tener los dibujos de nuestros cuatro conejitos expuestos en algún lugar visible para que los niños no se equivoquen a la hora de buscar al compañero de juego. 

3. Pegaremos sus correspondientes pegatinas en la frente, de tal manera que el niño vea las del resto pero no la suya. Después les diremos que todos pueden empezar a jugar al corro de la patata, pero nadie lo hará con el conejo blanco, de tal modo que el niño que tenga ese personaje se sentirá excluido por los demás del juego Seguidamente no podrán jugar con el conejo gordo, pero sí con todos los demás. Después no podrán jugar con el conejo delgado, pero sí entre los demás. Después no podrán jugar los conejos entre sí, con lo que al ser todos conejos, ninguno de ellos podrá jugar. Para terminar jugarán todos los conejos, con independencia de su aspecto físico, con lo que todos estarán integrados en el juego y se divertirán saltando al corro.

A continuación procederemos a leer la poesía, indicándoles que deberán prestar atención porque les puede tocar escenificar cualquier personaje. 

EL CONEJITO QUE QUERÍA JUGAR

 

Tres conejos aburridos

estaban en la pradera,

y un conejo blanco y grande 

se acercó por la ladera.

 

El primero era muy gordo

el segundo muy delgado

el tercero pequeñito

con el pelaje azulado

 

¿Vienes a jugar conmigo?

Dijo el conejo al más gordo,

y el otro al ver su color,

sin responder se hizo el sordo.

 

¿Quieres que juguemos juntos?

Preguntó luego al delgado,

y el otro al ver su tamaño

saltó pronto hasta otro lado

 

¿Quieres venir a jugar?

Preguntó al tercer conejo

¡Claro que sí! dijo alegre.

Y jugaron sin complejos.

 

Los otros dos se miraron

y aunque querían jugar,

alejándose uno de otro

se aburrieron mucho más.

 

Escenificaremos la poesía infantil y cada niño representará su personaje. Después de jugar al corro y leer el poema podemos hacer actividades del tipo siguiente:

1. El cuento se titula.

a. El conejito que saltaba

b. El conejito blanco

c. El conejito que quería jugar

 

2. ¿Cuántos conejos hay en este poema?

a. 2 conejos

b. 3 conejos

c. 4 conejos

 

3. ¿Quieres venir a jugar?, lo dice...

a. El conejo gordo

b. El conejo delgado

c. El conejo blanco 

 

4. El conejo blanco además es...

a. Pequeño

b. Gordo

c. Grande

 

5. ¿Cómo crees que se siente el conejo blanco cuando los demás conejos no quieren jugar con él?

a. Contento

b. Hambriento

c. Triste

 

6. Para terminar podemos seguir con preguntas:

- ¿Qué conejito te hubiera gustado representar?

- ¿Te has sentido bien con tu personaje?

- ¿Cambiarias algo de esta historia? ¿Por qué?

- ¿Es mejor aburrirse o jugar?

- ¿Qué conejitos crees que se lo pasaron mejor?

Animaremos a los niños a hacerse preguntas y darse respuestas entre ellos. Pueden terminar por colorear los conejos según las características físicas dadas. Con este tipo de actividades haremos mucho más fácil que los niños comprendan el mensaje.