Lectura para niños de 6 a 10 años

Las revistas despiertan el interés por la lectura en los niños

Entre los 6 y los 10 años, los niños viven un momento decisivo en su afición a la lectura, ¿qué tipo de libros y de temas pueden despertar y nutrir su interés? A esta edad, los niños ya son lectores, y a partir de los 8 años, plenamente autónomos. Pero que tengan o que vayan adquiriendo un buen domino de la lectura mecánica y comprensiva no significa que les guste leer. La lectura para niños de 6 a 10 años debe ser muy variada para que vayan probando distintos temas y formatos que determinen sus gustos.

La lectura, un placer para los niños

Lecturas para niños de 6 a 10 años

Para que la lectura se convierta en un hábito, en un hobby que les resulte tan atractivo como el deporte o como la música, pongamos por caso, los padres deben estar atentos a los gustos individuales y a la personalidad de su hijo. 

A veces, leerá “por contagio” de sus compañeros y amigos un libro que es un auténtico superventas. O podemos llevarnos la sorpresa de que precisamente ese libro no le interesa nada. 

La gama de los temas que pueden interesarles y que pueden aportar mucho a su formación escolar y personal es muy amplia a estas edades y, en buena medida, está por descubrir. 

Es un buen momento para atender a la variedad que demandan los niños buscando lo que les gusta, no sólo con libros, sino también con revistas: las revistas son muy variadas. Ofrecen en un mismo ejemplar distintos temas, enfoques diferentes, fotografías de calidad excepcional e ilustraciones muy variadas, al nivel de los mejores álbumes ilustrados. Las revistas ponen en manos de los niños no sólo narraciones, cuentos, sino también cómics con personajes que aparecen cada mes y se convierten en sus amigos de papel. ¡Cuánta complicidad puede haber entre el protagonista de un cómic y el lector! El niño se identifica con sus peripecias cotidianas o se asombra con sus aventuras fantásticas. Viaja en el tiempo y en el espacio, sueña, se ríe, contempla distintos puntos de vista… Se enriquece como ser humano.

Las revistas les ofrecen también reportajes sobre el mundo: cómo viven otros niños de su edad, los secretos del mundo animal… Todo apoyado en reportajes fotográficos que abren sus horizontes. 

En una revista también hay juegos: páginas en las que el niño deja su huella, al solucionar un enigma, recorrer un laberinto o hacer un crucigrama sencillo. Así practica distintas habilidades que son muy útiles en el colegio. ¡Pero fuera del contexto escolar! Y, al poner su nombre en la revista o solucionar un juego, personaliza el ejemplar, lo hace suyo, personal. Es un detalle emocionalmente importante.

Además, la revista tiene la ventaja de la colección: le llega a casa cada mes y crea en el niño la expectativa, la ilusión de la espera y marca un ritmo regular de lectura, lo que favorece decisivamente el hábito.

Consuelo Cuevas

Consuelo Cuevas
Redactora Jefa
Edición niños de 1 a 7 años 
Bayard Revistas