Secretos para fomentar la lectura en niños de 6 a 10 años

3 trucos para acercar a los niños de 6 a 10 años a la lectura

Entre los 6 y los 10 años, los niños han conseguido un logro que marcará su vida: ya saben leer. Esto es indiscutible, con mayor o menor dificultad y esfuerzo, cada uno a su ritmo, todos lo han conseguido ya.

Pero surge otra pregunta: ¿de verdad les gusta leer? La lectura mecánica y comprensiva supone un esfuerzo todavía muy grande para los niños de 6 y 7 años. Y su avance escolar depende en gran medida de su nivel de lectura. Esto puede abrumarlos, en principio, pero hay tres secretos para fomentar la lectura en niños de 6 a 10 años.

Secretos para ayudar a los niños con la lectura

Niño lee en sofá

Secreto nº 1. Separar la lectura que se hace en casa de la lectura escolar, mucho más práctica y funcional, orientado ya claramente al aprendizaje. Si el niño aborda la lectura como una tarea escolar más, quizás sienta rechazo. Su agenda escolar está repleta ya y lo que le apetece es jugar y divertirse. Solución: buscar lectura lúdica y divertida, que no tiene por qué ser intrascendente.

Secreto nº 2. Intentar que los libros y las revistas que le regalamos o que sacamos de la biblioteca allanen sus dificultades (por ejemplo que la letra sea suficientemente grande y cómoda, que el vocabulario sea el adecuado para su edad y su nivel de comprensión, que los textos no sean muy largos, que tengan ilustraciones y fotos que sean un regalo y un descanso para la vista…)

Secreto nº 3. Que las tramas de los cuentos sean interesantes para él, que le impliquen de algún modo, que digan algo no sólo a su cabeza sino también a su corazón. Puede tratarse de una historia de hadas, de un reportaje de animales en una revista, un cuento de misterio… Lo que leen les tiene que gustar. Es cuestión de elegir bien y, en algunos casos, de pedir consejo en la biblioteca o en la librería.

Los niños de entre 8 y 10 años ya leen con fluidez, pero la lectura tampoco tiene por qué suponerles un reto que les obligue a consultar el diccionario en cada página. La dificultad debe contemplar su nivel de madurez como lectores. Y ofrecerles una materia que despierte su interés: ya sea una narración o un reportaje de una revista.

A estas edades es frecuente que la lectura tenga competidores tales como el ordenador, los videojuegos… Los padres tienen que aceptar que son medios de comunicación, ocio y aprendizaje de los que no pueden apartar por completo a sus hijos, porque sería aislarlos de la realidad. Pero la lectura y estas otras vías son amores diferentes y hay un tiempo y un espacio para cada una de ellas.

Consuelo Cuevas

Consuelo Cuevas
Redactora Jefa
Edición niños de 1 a 7 años 
Bayard Revistas