El miedo al fracaso en los niños

Qué enseña el fracaso a los niños y por qué algunos le tienen miedo

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

El miedo al fracaso en los niños es algo bastante habitual, tienen miedo de que les critiquen o les juzguen y en muchas ocasiones para que esto no ocurra intentan evitar hacer las cosas, sólo por miedo al fracaso.

Además, el miedo al fracaso hace que los niños sientan ansiedad antes de hacer un examen, cuando realizan deporte o en cualquier otra circunstancia. Esto hará que los niños que tienen miedo al fracaso no tomen riesgos, no se esfuercen todo lo que pueden hacerlo y que no logren el éxito sólo por miedo a no conseguirlo.

Algunas causas que provocan el miedo al fracaso

Niña con libros

Algunas de las causas que pueden ocurrir para que los niños tengan miedo suelen ser cuando reciben una perspectiva negativa sobre lo que hace. La cultura popular define a una persona fracasada como alguien sin dinero, sin capacidades, sin poder, sin prestigio o físicamente poco atractivo… y los niños lo pueden ver diariamente por televisión. Desgraciadamente en la sociedad se crea una cultura de miedo y evitación al fracaso y que si no siguen la corriente o si destacan más de la cuenta serán condenados por los demás.

También puede ocurrir que muchos padres caigan en el error de presionar a los hijos para que sean perfectos en todo, cuando la perfección no existe. Entonces los niños ven que si fracasan es una amenaza personal y social y que sus propios padres podrían dejar de quererles por quienes son.

Qué enseña el fracaso a los niños

Pero los niños deben entender que el fracaso es parte de la vida y que gracias a los errores podemos aprender a ser mejores, además pueden reforzar la motivación para superar los obstáculos que causaron el fracaso.

Los niños deben ver qué es lo que hicieron mal para poder corregir el problema en el futuro. Necesitan conectar las consecuencias de los errores para poder lograr un mayor esfuerzo, para darse cuenta sentirse mejor y poder hacer las cosas de otro modo.

El fracaso enseña habilidades importantes en la vida, como el compromiso, la paciencia, la determinación, la toma de decisiones y la resolución de problemas. Es necesario que los padres trabajen para que los niños puedan responder de forma positiva a la frustración y a la decepción, sólo de este modo podrán aprender de la experiencia y de este modo, perseguir sus metas con determinación. Además, el fracaso enseñará humildad y agradecimiento por las oportunidades que tienen… por todo esto es necesario que los niños no teman al fracaso y aprendan a verlo como una oportunidad de cambio y de mejora (y los padres también).

Pero, se debe tener en cuenta que el exceso de fracaso puede hacer que los niños tengan la autoestima golpeada, por lo que también necesitan éxito para poder tener mejor motivación, construir su confianza y que vean como el esfuerzo, siempre tiene sus recompensas.