El miedo de los niños a competir

Consejos para padres con niños con miedo al fracaso

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

A la mayoría de los niños les gustaría ser el mejor en algo, ya sea en la escuela, en el deporte, en música, en arte, etc. Los niños que compiten son más propensos a tener una actitud negativa ante la competición a causa de las exigencias del entorno, tanto es así que los niños pueden negar sus sentimientos competitivos en lugar de lidiar con ellos de manera saludable.

Cuando los niños tienen miedo a competir tienen miedo al fracaso, no quieren sentirse perdedores y tienen poca confianza en sí mismos.

El miedo de los niños a equivocarse

Niños compiten atletismo

Cuando los niños sienten miedo a la competición experimentan miedo, ansiedad, tensión… se preocupan por la puntuación y por los resultados. Aunque los miedos pueden ser originados por diversas fuentes.

En la competición insana hay que intentar superar a otro como sea sin importar lo que se está haciendo, ganar es la única meta. Esto causará en los niños miedo a equivocarse o a lo que dirán de ellos, causándole gran estrés. En cambio, cuando se trata de una competición saludable, los niños se darán cuenta que lo que importa es disfrutar del camino, aprender de los errores, empatizar con el otro y mejorar los resultados de uno mismo sin pensar en dejar a otro por debajo de uno mismo.

En ocasiones, los atletas desarrollan miedo al fracaso cuando se preocupan por no conseguir lo que quieren ya que han trabajado duro para conseguirlo, como ganar un campeonato. Pueden tener miedo a competir, al fracaso e incluso al éxito cuando se preocupan demasiado por lo que deben conseguir.

Cómo ayudar a los hijos con miedo a competir

Los niños necesitan la ayuda de sus padres para poder comprender la competencia saludable y así no temerla a causa de los resultados.

1. Los padres deberán decir a sus hijos que pueden hacer cualquier cosa (y lograrlo) si están dispuestos a trabajar lo suficiente para conseguirlo. La práctica mejora la habilidad de las personas, pero es más importante el esfuerzo que el resultado, y sobre todo mejorar la marca personal.

2. Además, cuando un niño tiene miedo a competir, y por tanto también miedo al fracaso, lo mejor es entender el miedo y hacerle frente. Puede ser miedo a la vergüenza, al que dirán los demás, etc. Es importante que los niños entiendan que deben hacer las cosas por sí mismos en lugar de estar preocupados constantemente por lo que los otros piensan. 

3. Los padres deben trabajar en la idea de que no deben ser perfectos para poder realizar el mejor esfuerzo. Los errores son una parte natural la vida y lo que resulta realmente importante es que confíen en sus habilidades.