Cómo ayudar a un niño que se siente rechazado

Consejos de educación para padres con niños inseguros

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

El rechazo y la decepción son dos sentimientos difíciles de entender y de soportar y más si son los niños quienes lo padecen. La resiliencia es un rasgo que los padres deben fomentar en los hijos para que en el momento de sentirse decepcionados o rechazados puedan superar estos sentimientos y que no les afecte negativamente en su autoestima.

Un niño que se siente rechazado es porque cree que no encaja con los demás, ya sea con sus compañeros de clase, con un grupo de amigos e incluso con familiares y amigos. Pero, ¿cómo se puede ayudar a un niño que se siente  rechazado?

5 consejos para ayudar al niño que se siente rechazado

Niña rechazada por los compañeros

1. Entiende sus sentimientos. Lo primero que necesita tu hijo es que le escuches y que entiendas por lo que está pasando, así podrá entender y normalizar sus sentimientos para poder manejarlos la próxima vez que se presenten en su interior. Si a tu hijo no le han invitado a una fiesta de cumpleaños necesitará tu consuelo, pero no te compadezcas de él.

2. El fracaso en la amistad no es malo. Puede que tu hijo sienta miedo al fracaso porque le han rechazado, pero debes enseñarle a que el fracaso es una experiencia de aprendizaje excelente aunque nos genere sentimientos incómodos. Cuando fracasamos o nos tu hijo se siente rechazado cuando una amistad ha fallado, puede ayudar a reevaluar sus objetivos y poder valorar más a las personas y saber que no todos merecen su amistad.

3. Mejorar las habilidades sociales. A veces los niños se sienten rechazados porque no entienden el lenguaje no verbal cuando por ejemplo, intenta ser gracioso en clase y no lo consigue o cuando los compañeros le dicen que pare y él sigue sólo por ser aceptado, consiguiendo todo lo contario.

4. Tolerancia a la frustración. Quizá el niño se siente rechazado porque tiene un comportamiento negativo con los demás y se alejan de él. Cuando esto ocurre es necesario que los niños se den cuenta de qué está pasando para poder solucionarlo. Por ejemplo, si tu hijo no sabe perder y se enfada cada vez que no gana a un juego, es probable que debáis trabajar la tolerancia a la frustración y practicar las reacciones con juegos de mesa en casa. 

5. Hay más peces en el mar. Si un niño ha sido rechazado por otro niño o por algún grupo como los compañeros de clase, hazle saber que si no le aceptan no debe rebajarse a intentar que sean sus amigos. Hay muchas personas en el mundo que pueden ser sus amigos y mucho mejores. Las personas deben aceptarle y respetarle, igual que él debe hacerlo con los demás.