Cómo enseñar a los niños a no ser codiciosos

Cómo educar a niños caprichosos que lo quieren todo

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

'Mami, quiero eso', ¿te suena? Parece que nuestra sociedad se centra en el consumismo y en el materialismo, algo que muchas familias están obligadas a luchar contra eso para que los niños no se vuelvan codiciosos desde bien pequeños. El consumismo es la forma en la que parece que nuestra sociedad se comunica hoy en día, pero la realidad es que tanto materialismo y artificialidad tiene detrás un enorme vacío interior, hay que luchar contra eso.

Muchas personas son generosas y son capaces de dar todo lo que poseen a aquellas personas que son menos afortunadas, pero esta parte de la sociedad es minoritaria ya que también está la otra parte; la que es codiciosa. Sólo hay que poner las noticias un día cualquiera y seguro que saldrá alguna noticia de alguna persona codiciosa que aun teniéndolo todo, quería más y más. 

Consejos para enseñar a los niños a no ser codiciosos

Niña con muchos regalos

Entonces, ¿qué es lo que se debe enseñar a los hijos para que no sean codiciosos y puedan crecer con unos valores donde tener más juguetes no es el que gana? Merece la pena enseñar a los hijos a valorar la compasión sobre el materialismo y a ser capaces de pensar en las demás personas. A continuación te presento algunos consejos para que los pongas en práctica desde hoy mismo.

1. Dar buen ejemplo siempre será lo más importante en la educación de los hijos, porque es la manera más potente de enseñar buenas costumbres y buenos hábitos a los hijos. Los niños de forma natural querrán imitar a los padres porque sentirán que lo que hacen los padres siempre será lo correcto, y te puedo asegurar que tu ejemplo es mucho más fuerte que cualquier anuncio agresivo de televisión. Algunas formas de dar ejemplo pueden ser:

- Discutir lo que quieres dar en lugar de lo que quieres recibir

- No comprar nunca nada por capricho

- Utilizar más el DIY ('hazlo tú mismo') para la decoración de casa e incluso regalos

- Hacer cosas buenas durante todo el año no sólo en épocas señaladas como por ejemplo en Navidad

2. Limita el número de regalos y aumenta el de las experiencias. Este punto es muy importante porque el mejor regalo que necesita tu hijo y que le ayudará a dejar de ser codicioso para toda la vida es: tu tiempo. El tiempo de calidad que pases con tu hijo le ayudará a comprender que lo que realmente vale la pena son las experiencias y los recuerdos en familia. Los regalos y las 'cosas' nunca serán sustitutos de tu tiempo y de tu amor. Si sólo le das cosas materiales a tus hijos crecerán creyendo que pueden tener todo lo que quieren sólo con que lo pidan y empezará la codicia.

Además, siguiendo otros consejos como por ejemplo: que se ganen lo que quieran conseguir, hablar con ellos sobre las consecuencias en casa que pueden tener el comportamiento codicioso porque no es aceptable, ayudar a otras personas (familiares o amigos) que lo necesitan e incluso que te ayude a hacer la compra comprando sólo lo que realmente se necesita. Estas son algunas formas de cómo enseñar a los niños a no ser codiciosos.