La caridad. Educar en valores a los niños

Cómo conseguir que los niños entiendan qué es la caridad

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Queremos que nuestro hijo sea sincero, generoso y amable. Y a veces descuidamos uno de los valores que van más unidos a la bondad: la caridad. Explicarles qué es y lo que significa es tarea de los padres. Tal vez el ejemplo sea la mejor manera de conseguir que los pequeños entiendan qué significa esta palabra.

Qué es la caridad y cómo explicárselo a los niños

Niño compartiendo comida

Para los cristianos, la caridad es una de las  piedras angulares en la vida de las personas. Las tres virtudes que toda persona debería tener, según la teología cristiana son: fe, esperanza y caridad. Y de todas ellas, la caridad, es la que más acerca a la persona a la bondad. Para la fe cristiana, significa amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.

Si buscamos en el diccionario, tal vez encontremos una ayuda a la hora de explicara nuestro hijo qué es la caridad. Entre otras acepciones encontramos estas: 'limosna que se da o auxilio que se presta a los necesitados' o 'actitud solidaria con el sufrimiento ajeno'. Es decir, la caridad es llevar a cabo una acción solidaria de forma altruista hacia una persona necesitada.

Quizás la forma más sencilla de explicarles en qué consiste la caridad, sea con el ejemplo. Cuando veas alguna persona necesitada, dile a tu hijo por qué esa persona está pidiendo dinero o comida. Explícale que algunas personas necesitan ayuda y que cualquier gesto por tu parte puede servirle de mucho. Deja que sea él quien le ofrezca una moneda o algo de comer. 

La caridad como gesto altruista en los niños

Ser caritativo significa ser menos egoísta y pensar más en los demás. Ser caritativo también significa ser generoso. Es una virtud que comprende muchas otras. Y aunque pensemos que los niños son pequeños para entenderlo, lo cierto es que entre ellos se ayudan más de lo que pensamos. Seguro que no les cuesta mucho entender el significado de la caridad.

Y si no, fíjate en los más pequeños. Muchos niños se entristecen al ver llorar a otro, e intentan ayudarle si se cae. Y comparten su bocadillo si ven que su amigo no tiene. Y lo hacen de forma desinteresada, sin esperar nada a cambio. Aplaude este tipo de comportamiento y tendrás en el futuro un hijo caritativo.