Aromaterapia durante el embarazo

Cómo utilizar los olores de las plantas durante la gestación

La aromaterapia es una práctica milenaria. Consiste en usar aceites esenciales que tratar ciertos síntomas o patologías y para manejar los estados de ánimo. La mirra era la hierba más popular utilizada para la producción de aceites esenciales. Pero también el incienso, nardo, madera de cedro o canela.

Pero, ¿se puede utilizar durante el embarazo? Sí, pero ten mucho cuidado, porque la mayoría de aceites esenciales están contraindicados al principio del embarazo. Te damos algunos consejos para beneficiarte sin riesgos de la aromaterapia durante tu embarazo.

Cuándo utilizar la aromaterapia durante el embarazo 

Embarazada se da masaje

Los aceites esenciales provienen de diferentes partes de las plantas y árboles (raíces, hojas, flores) y tienen unas propiedades muy potentes. Los principios activos que contienen los aceites esenciales, entran en el torrente sanguíneo a través de la piel . Al olerlos, empiezan a trabajar con rapidez. Esta es la razón por la que los aceites esenciales producen un alivio inmediato de los síntomas para los que se utilizan.

Pero la mayoría de los aceites esenciales están estrictamente prohibidos durante el primer trimestre de embarazo, como la Salvia, el Orégano o la Menta. Los aceites pueden alcanzar la placenta y dañar el feto, incluso provocar abortos espontáneos e incluso llegar a la leche materna. 

Con todo, algunos se autorizan a partir del cuarto mes y otros incluso a lo largo de toda la gestación. Son los aceites esenciales que no contienen moléculas tóxicas susceptibles de causar daño a la madre ni al hijo.

Consejos para usar sin riesgos los aceites escenciales durante el embarazo

Los aceites esenciales sirven para calmar las náuseas, combatir el insomnio, prevenir el baby blues y hasta facilitar el parto. Por eso son muy útiles. Más aún si tenemos en cuenta que muchos medicamentos se prohiben durante la gestación. Algunos aceites esenciales como la Bergamota, Rosa, Tomillo, Cardamomo, Limón, Enebro, o Lavanda fina, no implican riesgos. Te damos unos consejos indispensables para sacarles el máximo partido. Antes de utilizarlos, habla con el médico o especialistas en el tema:

- No uses nunca aceites sintéticos, (son los que suelen estar disponibles en supermercados). La razón es que estos aceites no presentan ninguna acción terapéutica y pueden llegar a ser peligrosos. Así que es mejor que recurras sólo a aceites que sean cien por cien naturales. Éstos los encontrarás en farmacias y parafarmacias.

- Respeta el modo de utilización de los aceites, así como la posología recomendada. Además, hay aceites como la menta arvensis que sólo puede utilizarse a partir del cuarto mes de embarazo. Y otros como la menta piperita, es decir, la hierba buena,  está estrictamente prohibida. De manera que hay que llevarse el aceite esencial preciso, indicado para un problema específico.

- Emplea los aceites esenciales de manera puntual (una sola vez) o durante 10 o 15 días como máximo.

Lupe Barbosa, doula

Lupe Barbosa
Doula. Puericultura y Enfermería GInecológica
Fisioterapia Obstetrica y Ginecológia
Técnico Especialista en Gimansia Hipopresiva y Quiromasaje
Directora del Centro de Apoyo Materno Infantil ALMA MATER DOULA