El cloasma o manchas de embarazo en la cara

Cómo tratar las manchas en la cara por el embarazo

La revolución hormonal que ocurre durante el embarazo tiene una serie de consecuencias que pueden ser más o menos evidentes. Es el caso del cloasma, el melasma del embarazo o las manchas en la cara que pueden aparecer en el periodo de gestación.

Aunque el cloasma no presenta riesgo para la salud de la mujer embarazada, resulta un problema estético difícil de disimular, ya que las manchas salen por toda la cara. Esto puede ocasionar algunos complejos o complicar la salud emocional, así que lo mejor es conocer las causas y el tratamiento de este cloasma o manchas en la cara durante el embarazo.

Qué es el cloasma  en la embarazada y cuáles son sus causas

Embarazada-se-da-crema

El cloasma o melasma es la aparición de manchas en la cara durante el embarazo. Aparecen sobre todo en la frente, en los pómulos y en el labio superior y su color es del café con leche más o menos oscuro. Afecta más a las mujeres con la piel más morena y su aspecto puede ser más o menos intenso. En muchos casos desaparece tras el embarazo, pero otras veces requiere tratamiento.

La principal causa del cloasma es la fluctuación hormonal que se produce durante el embarazo, por eso en algunos casos remite cuando los niveles hormonales vuelven a la normalidad. Este motivo también es el que hace que estas manchas en la cara puedan aparecer sin estar embarazada a consecuencia de la píldora anticonceptiva o con la terapia hormonal sustitutiva en la menopausia

Pero además de las hormonas, la aparición del cloasma está muy relacionada con la exposición al sol. Es muy importante protegerse la piel del rostro durante el embarazo para evitar la aparición de estas manchas o, al menos, para evitar que perduren después del embarazo. Utilizar una crema con un alto índice de protección solar y evitar en lo posible que los rayos del sol te den directamente la cara son acciones que reducirán las consecuencias del cloasma.

Cómo se trata el cloasma en el embarazo

Por producirse durante la etapa del embarazo, no se puede acceder a todos los tratamientos disponibles para el cloasma. Algunas cremas para la pigmentación de la piel o los peeling faciales contienen productos químicos que no son recomendables durante el embarazo y tampoco durante la lactancia. Y también hay que esperar si se opta por un tratamiento con láser para eliminar las manchas.

Por eso el mejor tratamiento para las manchas durante el embarazo es el tratamiento preventivo, con cremas de protección solar alta y utilizando gorras o viseras para evitar los rayos del sol. También conviene adoptar una actitud no alarmista y esperar a después del embarazo porque una vez reguladas las hormonas, lo más probable es que el cloasma desaparezca.

Si el cloasma te está causando problemas emocionales puedes optar por algún remedio casero de eficacia incierta pero no invasivo como el del plátano triturado que se coloca sobre las manchas durante 15 minutos un par de veces por semana. En todo caso, conviene siempre consultar con un dermatólogo para que analice el tipo de cloasma y las posibilidades de tratamiento durante y después del embarazo.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com