Exfoliante casero para mejorar la piel en el embarazo

Cómo hacer exfoliante en casa para cuidar la dermis de la embarazada

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

La piel se vuelve mucho más sensible en el embarazo debido a los cambios hormonales. El estado de la dermis puede variar mucho durante los nueve meses de gestación, pasando a volverse muy seca, apareciendo manchas o incluso con problemas de exceso de grasa.

Para mejorar la piel, no hay nada mejor que aprovechar los alimentos y recursos naturales que tenemos en casa para hacer exfoliantes que consigan que la dermis de la embarazada esté más sana y bella. En Guiainfantil.com encontramos la receta definitiva para hacer un exfoliante casero que mejore la piel en el embarazo

Cómo elaborar exfoliante casero para la piel de las embarazadas paso a paso 

 Los exfoliantes caseros para el embarazo

1. Utiliza un bol para los ingredientes: Necesitarás miel, azúcar, leche, aceite de coco y esencia de vainilla. Es necesario aplicar apenas unos toques de cada uno de ellos, porque sino quedará demasiado pastosa. Dependiendo del número de veces que queramos utilizarla, o de las zonas del cuerpo en las que la vayamos a aplicar, así serán las cantidades. 

2. Une la leche con la miel y el azúcar. Cogiendo como referencia un vaso de agua, podemos echar entre dos vasos de leche en el bol para que nos aguante la mezcla, y aplicaremos tres cucharadas de miel. Estas cantidades valdrán para zonas pequeñas del cuerpo de la embarazada o para utilizarlas más de una vez. Después, lo mezclaremos hasta que se genere una pasta, que será la que juntaremos con al menos cuatro cucharadas grandes de azúcar para que sea consistente. La rugosidad del azúcar será la que verdaderamente haga que funcione el truco, porque es la encargada de eliminar las pieles muertas de la dermis, y la que le devuelve su suavidad. 

3. Añade la esencia de vainilla y el aceite de coco. La razón de aplicar el aceite de coco es que ayudará a que el exfoliante hecho a base de miel, azúcar y leche tenga mayores propiedades curativas en la piel, y la esencia de vainilla le dejará un aroma espectacular en la piel de la embarazada durante varias horas. No es necesario añadir a la mezcla mucho más que un chorrito de coco y apenas un toque de vainilla. 

4. Deja que descanse en el frigorífico. Para que un buen exfoliante actúe y penetre en profundidad en la piel, es necesario que esté cuanto más frío mejor. Por eso, es mejor que guardemos la mezcla en la nevera unas horas hasta que esté lo suficientemente fría y compacta como para ser aplicada. 

5. Unta tu cuerpo con la mezcla. Si queremos exfoliar las pieles muertas de ciertas partes de nuestro cuerpo, hemos de aplicar la pasta en cuestión con ayuda de una espátula en la zona deseada. Es necesario hacer un masaje circular muy suave y constante para que penetre en las capas de la dermis y después lo retiraremos con agua para secarlo con una toalla. Tenemos que aplicar crema hidratante tras el truco casero, para que no se irrite la piel. Podemos repetir el proceso unos días más tarde hasta que se acabe la mezcla, que debe estar siempre guardada con frío para que no pierda sus propiedades regeneradoras.