Trucos para combatir las piernas cansadas en el embarazo

Remedios caseros para aliviar las piernas cansadas en la gestación

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Durante el embarazo, son muchas las molestias que pueden afectar al cuerpo de la mujer. Desde la retención de líquidos, pasando por los procesos hormonales a las variaciones en la piel o el rostro. Un mal muy común de las embarazadas reside en las piernas, ya que el peso de la barriga y la fatiga general puede producir piernas cansadas. En Guiainfantil.com encontramos trucos para aliviar las piernas cansadas en el embarazo. 

6 remedios para aliviar las piernas cansadas de la embarazada

Las piernas cansadas en el embarazo 

1. Masajes drenantes. Para la embarazada, los masajes son un gran aliado. No sólo porque aliviarán el cansancio y porque son agradables, sino porque también estimulan la circulación y ayudan a reducir la retención de líquidos. Además, otro beneficio de los masajes es que mantendrán a raya la tensión y el estrés acumulados y aportarán tranquilidad a la madre.

2. Agua con azúcar. Cuando tenemos agujetas por haber andado mucho o practicado deporte, no hay nada mejor que meter las piernas, o los pies, en la bañera con agua tibia. Si además le añadimos azúcar, o aceites esenciales, éstos componentes penetrarán en la piel reduciendo la fatiga de las piernas producida por las molestias del embarazo.

3. Piernas en alto. Las piernas cansadas pueden ser fruto del esfuerzo, del peso del embarazo, o de la mala circulación. Para conseguir que vuelvan a su estado natural, es necesario corregir la postura tanto al andar como al estar sentada o tumbada. Además de caminar con la espalda recta, y agacharse en la misma posición, una vez que estemos tumbadas, es necesario tener las piernas en alto durante unos minutos, ya sea en el sofá o con la ayuda de una silla más baja. Este pequeño gesto activará la circulación y disminuirá la sensación de cansancio en las piernas.

4. Ejercicio físico. Estar embarazada no requiere estar parada, sino todo lo contrario. Una buena forma física ayudará a recuperar la figura después del parto, a mantenernos activas y sanas en la gestación, y también a no acumular peso y no perder la elasticidad en el cuerpo. Por eso, para combatir la desagradable sensación de las piernas cansadas es necesario hacer ejercicio físico en el embarazo: pilates o yoga para embarazadas, estiramientos en una esterilla, o caminar unos minutos al día.

5. Dieta adecuada. Para mantener el peso durante el embarazo no hay que comer por dos, sino más saludable que nunca. La ingesta de frutas y verduras y de alimentos libres de grasas saturadas hacen que la circulación mejore, que no se tenga tanta sensación de fatiga, y además que las piernas no tengan que aguantar todo el peso con sensación de cansancio.

6. Hidratación. Las piernas cansadas pueden deberse a un exceso de retención de líquidos, una molestia muy común durante los nueve meses de embarazo. Combatirla es complicado pero no imposible, por lo que es necesario saber qué hacer para reducirla. Lo más importante es la hidratación interior, y para ello, beber al menos dos litros de agua es una gran opción.