Qué es la copa menstrual y cómo se utiliza

Ventajas de usar la copa menstrual durante los días de regla

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Para muchas mujeres, utilizar tampones o compresas durante la menstruación no es cómodo. Aunque parecía que no había alternativas a la higiene íntima, el auge de la copa menstrual ha conseguido que se convierta en otra opción durante los días de regla. Este instrumento de silicona se inserta en la vagina durante la menstruación y se limpia de forma sencilla, facilitando la higiene femenina. En Guiainfantil.com encontramos qué es y cómo se usa la copa menstrual en la regla. 

Qué es la copa menstrual y cómo utilizarla

 Qué es y cómo se utiliza la copa menstrual

La copa menstrual es la alternativa de higiene a compresas o tampones, que habitualmente se utiliza tras la ovulación, durante el sangrado menstrual. Es un instrumento pequeño, un recipiente de silicona en el que cae el flujo de los días de regla. Se introduce con delicadeza en la vagina apretando la zona más ancha hasta doblarla ligeramente, para que quede insertada en el interior, separando los labios vaginales para aplicarla perfectamente. La copa menstrual no debe colocarse tan dentro como un tampón, para poder retirarla fácilmente tirando del pitorro que sobresale, pero debe quedar fija entre las paredes vaginales. 

Este recipiente hace las veces de tampón, pero el contenido que se vierte sobre él, que es el sangrado de regla, permanece a la vista, es decir, que es recomendable no esperar demasiado tiempo para cambiarlo, con el objetivo de que no rebose. Precisamente para evitar esto, la copa de silicona tiene unos pequeños orificios en la base que se introduce en la vagina y ayudan a que se marque un tope. 

Para utilizarla por primera vez, es necesario esterilizarla, pero después se usará siempre la misma, lavándola con agua tibia cada vez que se hace el cambio. Para retirarla, simplemente hay que tirar del pitorro y verter su contenido en el váter, para después pasarla por el grifo del agua y volverla a introducir en la vagina, tal y como haríamos con un tampón.

La ventaja de la copa menstrual es que es cómoda, mucho más económica que cualquier otra forma de higiene íntima, ya que se utiliza siempre la misma, y que además permite ser utilizada en cualquier momento y lugar. No es necesario deshacerse de ella en cada ciclo menstrual, sino que al final de la regla, hay que lavarla con agua y jabón hasta la siguiente ovulación, y puede ser utilizada durante años.